Seguidores

viernes, 23 de diciembre de 2016

Galletas de canela

Hoy os traigo una receta muy otoñal y deliciosa, perfecta para una tarde de lluvia con un café calentito o una infusión (con mi té de canela favorito van de maravilla).  



Encontré estas galletas curioseando en Pinterest, y son de un blog que se llama Little Wonderland y que no conocía anteriormente, pero ya tengo apuntadísimo, porque además de ser preciosas, están buenísimas y no tienen ninguna complicación.

Al igual que en la receta original, yo utilicé un cortador de hoja, pero ya sabéis que sirve cualquiera que os apetezca. Las nervaduras de las hojas se marcan fácilmente con la punta de un cuchillo.



INGREDIENTES:

100 g de mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo
100 g de azúcar
250 g de harina
1 cucharadita de levadura en polvo
3 cucharaditas de canela en polvo
azúcar y canela para espolvorear

PREPARACIÓN:

En primer lugar, tamizar y mezclar en un bol la harina, la levadura y la canela. Reservar.
Batir la mantequilla y el azúcar en un bol hasta que la mezcla sea homogénea y cremosa. Añadir el huevo y batir hasta que se integre.
Añadir ahora la mezcla de la harina en tres veces removiendo bien con la espátula tras cada adicción. Volcar sobre la encimera y terminar de amasar a mano. La masa tiene que quedar suave pero manejable, si está muy blanda o se pega a las manos, se puede añadir un poco más de harina y volver a amasar hasta que coja la consistencia adecuada.
Una vez que la harina esté totalmente integrada, hacer una bola con la masa y envolverla en film transparente. Meterla en la nevera durante un rato para que coja consistencia. Lo ideal es dejarla enfriar al menos media hora.
Pasado ese tiempo, sacar y estirar la masa entre dos hojas de papel de horno hasta dejarla con 2 o 3 mm de grosor. Cortar con el cortador elegido y colocar las galletas sobre una bandeja con papel de horno. Después, espolvorear por encima azúcar y canela al gusto (yo le eché bastante porque me gusta mucho, jejeje).
Si queréis hacer las nervaduras a las hojas, marcarlas ahora con la punta de un cuchillo sin presionar demasiado para no rajar del todo la galleta.
Meter la bandeja en el horno previamente precalentado a 180º C durante unos 15 minutos o hasta que las galletas se doren un poco. Hay que estar un poco pendientes, porque cada horno es un mundo, y dependiendo del tamaño del cortador pueden necesitar más o menos tiempo. Cuando los bordes se empiezan a dorar y el centro se ve hecho, ya están.
A continuación, dejar las galletas sobre la bandeja durante unos minutos y traspasarlas a una rejilla para que se acaben de enfriar.


¡Os animo a probarlas! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...