Seguidores

lunes, 26 de diciembre de 2016

Tronco Navidad 2016

Estamos ya metidos de lleno en la navidad, y como todos los años, he vuelto a hacer un tronco, con poca diferencia en decoración con respecto a años anteriores y también poca diferencia en la receta. Fue nuestro postre en la comida de Navidad, y a pesar de que habíamos comido ya un montón para cuando lo sacamos, cayó entero.


La verdad es que la receta es sencilla, luce un montón y además está buenísimo. A los niños les encanta (bueno, y a los mayores también, que todos repitieron). Podéis ver la receta del bizcocho AQUÍ. Este año, como novedad, en lugar de rellenarlo con una clásica ganache de chocolate, me llevé un poco más de trabajo para montarla con varillas eléctricas y lo que hice fue relleno de trufa. Queda más ligera y, la verdad, me ha gustado mucho. Creo que repetiré en años sucesivos. 


En cuanto a la decoración, sencilla y rápida: una flor de pascua, unas setitas y unos copos de nieve para estrenar un cortador que acabo de comprar y que me apetecía muchísimo utilizar. Yo creo que quedó muy bonito. 


Pues eso es todo. Espero que os guste y os sirva de inspiración. Gracias por pasar por aquí y ¡Feliz Navidad!


viernes, 23 de diciembre de 2016

Galletas de canela

Hoy os traigo una receta muy otoñal y deliciosa, perfecta para una tarde de lluvia con un café calentito o una infusión (con mi té de canela favorito van de maravilla).  



Encontré estas galletas curioseando en Pinterest, y son de un blog que se llama Little Wonderland y que no conocía anteriormente, pero ya tengo apuntadísimo, porque además de ser preciosas, están buenísimas y no tienen ninguna complicación.

Al igual que en la receta original, yo utilicé un cortador de hoja, pero ya sabéis que sirve cualquiera que os apetezca. Las nervaduras de las hojas se marcan fácilmente con la punta de un cuchillo.



INGREDIENTES:

100 g de mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo
100 g de azúcar
250 g de harina
1 cucharadita de levadura en polvo
3 cucharaditas de canela en polvo
azúcar y canela para espolvorear

PREPARACIÓN:

En primer lugar, tamizar y mezclar en un bol la harina, la levadura y la canela. Reservar.
Batir la mantequilla y el azúcar en un bol hasta que la mezcla sea homogénea y cremosa. Añadir el huevo y batir hasta que se integre.
Añadir ahora la mezcla de la harina en tres veces removiendo bien con la espátula tras cada adicción. Volcar sobre la encimera y terminar de amasar a mano. La masa tiene que quedar suave pero manejable, si está muy blanda o se pega a las manos, se puede añadir un poco más de harina y volver a amasar hasta que coja la consistencia adecuada.
Una vez que la harina esté totalmente integrada, hacer una bola con la masa y envolverla en film transparente. Meterla en la nevera durante un rato para que coja consistencia. Lo ideal es dejarla enfriar al menos media hora.
Pasado ese tiempo, sacar y estirar la masa entre dos hojas de papel de horno hasta dejarla con 2 o 3 mm de grosor. Cortar con el cortador elegido y colocar las galletas sobre una bandeja con papel de horno. Después, espolvorear por encima azúcar y canela al gusto (yo le eché bastante porque me gusta mucho, jejeje).
Si queréis hacer las nervaduras a las hojas, marcarlas ahora con la punta de un cuchillo sin presionar demasiado para no rajar del todo la galleta.
Meter la bandeja en el horno previamente precalentado a 180º C durante unos 15 minutos o hasta que las galletas se doren un poco. Hay que estar un poco pendientes, porque cada horno es un mundo, y dependiendo del tamaño del cortador pueden necesitar más o menos tiempo. Cuando los bordes se empiezan a dorar y el centro se ve hecho, ya están.
A continuación, dejar las galletas sobre la bandeja durante unos minutos y traspasarlas a una rejilla para que se acaben de enfriar.


¡Os animo a probarlas! 

jueves, 17 de noviembre de 2016

Tarta bajo

Aquí me tenéis de nuevo, con otro proyecto de ya hace tiempo. Esta es sin duda una de las tartas que me han supuesto un reto mayor de todas las que he hecho. Cuando me preguntaron si podría hacerla, me faltó tiempo para aceptar, porque la verdad, tenía muchas ganas de hacer una, y no siempre surge una celebración con suficiente gente como para dar cuenta de algo así.


Es una réplica bastante aproximada al bajo real del homenajeado. Fue bastante entretenido y un poco complicado conseguir fotos y tratar de identificar lo que ponía en las pegatinas, jajaja... pero al final quedó muy lograda y la sorpresa fue genial. 


Para que os hagáis una idea del tamaño, ocupaba la mesa de mi cocina a lo ancho. Fue un poco complicado transportarla, pero llegó en perfecto estado y luciendo así de bonita:


Además, gustó mucho. Era un bizcocho de chocolate, con swiss merengue buttercream de chocolate. Mi combinación preferida. 

¿Os ha gustado? Espero que sí. ¡Besos!


martes, 15 de noviembre de 2016

Tarta de lacasitos

Aquí vengo de nuevo, rescatando otra tarta que no había compartido. Esta fue la tarta de cumpleaños de mi hijo el año pasado. Me pilló bastante liada de trabajo y por suerte, él quería colaborar y hacerla conmigo, así que se me ocurrió proponerle algo diferente que no me llevara mucho tiempo preparar y, buscando, buscando, encontré esta preciosidad en Internet:


Es un bizcocho de chocolate, relleno y cubierto de ganache de chocolate, y decorado con lacasitos de colores, con el patrón tipo arcoiris que veis. Quizás no quedó tan perfecta como la original, pero el artista estaba encantado con su colaboración, yo creo que quedó muy mona, y además gustó mucho. No quedaron ni las migas. 


Si os surge la ocasión, os animo a que la hagáis. Solo hace falta un poco de paciencia para ir colocando los lacasitos en orden sobre la ganache aún tibia, pero es muy fácil. Después, se mete a enfriar y al solidificar la crema, las grageas se fijan en su lugar. ¡Y a los niños les encanta! Aquí os dejo foto del corte para que veáis qué pintaza tenía por dentro. ¡Estaba buenísima!


Gracias por la visita. Espero que os sirva la idea para alguna ocasión. ¡Besos!

domingo, 13 de noviembre de 2016

Galletas Halloween 2016

Sí, ya sé que voy tarde, pero este año también hemos hecho galletas de Halloween, y aunque son similares a las de años anteriores, no puedo menos que enseñarlas:


Tenemos los ya tradicionales fantasmas, murciélagos, zapatos de bruja, calabazas y momias. Son galletas de chocolate, a petición de los reyes de la casa. Como eran para ellos, ellos mandan.

No se aprecia bien, pero además de estar decoradas con glasa, llevaban purpurina comestible (salvo las calabazas y las momias). Una vista de más cerca:

Como de costumbre, fueron un éxito entre los primos, a los que les tocaron un par por cabeza, y en el cole, cuando mis peques se las llevaron para el almuerzo. Sobre todo porque ellos siempre colaboran para hacerlas, y eso es lo mejor. ¡Ya están hechos unos artistas!

jueves, 2 de junio de 2016

Otra tarta bolso

Me encantan las tartas-bolso. Esta fue un encargo para celebrar los 50 años de Maite (y la hice hace ya un montón de tiempo, pero acabo de ver que no la había subido al blog). Por lo que me dijeron, le gustó mucho, y me alegré un montón, porque a mí desde luego me parece que quedó preciosa:


Me encanta la combinación de rosa y negro en estas tartas, no sé si se nota... jajaja


Y quedan tan vistosos los detallitos como el maquillaje, por ejemplo...


En fin, espero que os guste. ¡Gracias por pasar por aquí!





lunes, 30 de mayo de 2016

Galletas frozen

Aquí están las galletas a juego con la tarta Frozen de Elsa y Anna que le hice a mi peque. Llevó galletas al cumpleaños para repartir a sus amiguitos, y también al colegio. Y le sobraron para llevarse de almuerzo algunos días y  hasta para darles a sus primos... Imaginad la cantidad de galletas que horneé y decoré. Suerte que mis minichefs "ayudaron"...


A petición de la cumpleañera, eran galletas de chocolate. La decoración, de glasa, como siempre.


La verdad es que quedaron muy chulas, ¿no os parece? Yo desde luego quedé encantada con el resultado, y los niños disfrutaron un montón, así que no se puede pedir más. ¡Espero que os hayan gustado también!

domingo, 29 de mayo de 2016

Tarta Frozen Elsa y Anna

Mi peque es fan absoluta de Frozen (y yo también, para qué negarlo). Este año para su cumpleaños quería una tarta con las muñecas de Elsa y Anna. Tiene ya una colección nada despreciable de muñecas de plástico para jugar, y en las tartas la verdad es que quedan monísimas. ¿O no?


El bizcocho era el brownie de microondas, que siempre digo que nos encanta (además de lo fácil que es de hacer) y el relleno, swiss merengue buttercream de chocolate. Éxito seguro. De hecho, no quedaron ni las migas. 
Diferentes vistas de la decoración:




Menos mal que tenía copos de nieve decorativos a montones. Se me había olvidado que en los cumples con niños nunca hay suficientes adornos de fondant para repartir entre todos...


En fin, que fue todo un éxito, mi niña estaba feliz y la fiesta fue genial. Todavía os tengo que enseñar las galletas a juego, pero eso será en la próxima entrada... ¡Hasta pronto!



sábado, 28 de mayo de 2016

Tarta mousse de chocolate y fresa

Para celebrar el día de la madre, y ya de paso mi cumpleaños que cae justo después, no tenía ni tiempo ni ganas de hacer una tarta de fondant, así que busqué alternativas y enseguida pensé en una tarta tipo mousse, sin necesidad de horno. Tenía por ahí un par de recetas, una de tarta de mousse de fresa y otra de chocolate, y he hecho un megamix de ambas para hacer esta tarta.



En la base le puse un disco de bizcocho de chocolate. Se puede usar cualquier receta, pero yo por rapidez, comodidad, y porque me encanta, he usado un bizcocho brownie al microondas. Es una receta de la que tiro muy a menudo porque se hace enseguida y sale buenísima. En esta ocasión no le puse nueces, eso sí. Una vez frío el bizcocho, lo corté en discos (ya se encargaron mis peques de dar buena cuenta de los restos) y listos.

INGREDIENTES:

PARA LA MOUSSE DE CHOCOLATE:
100 gr. de chocolate para postres
200 ml. de nata para montar
120 gr. de queso crema (yo le puse Philadelphia)
40 ml. de leche
10 gr. de preparado en polvo para cuajada (en un sobre vienen 12 gr. así que un poco menos)
25 gramos de azúcar

(Algunas cantidades, como lo de la cuajada, pueden parecer un poco raras, pero es que la receta original era para una tarta solo de chocolate y yo quería hacer mitad y mitad, así que he tenido que tunearla un poco).


PARA LA MOUSSE DE FRESA:
150 gr. de queso crema (Philadelphia o similar)
100 ml. de nata para montar
50 gr. de azúcar
125 ml. de agua
1/2 sobre de gelatina de fresa

PREPARACIÓN:
En primer lugar, cortamos un disco de bizcocho y con él cubrimos el fondo de un molde desmontable de hebilla. Yo he remojado un poco el bizcocho con almíbar (50 gr. de azúcar + 50 ml. de agua, hervir para disolver el azúcar y opcionalmente echarle un chorrito de ron o similar).
Meter el molde en el frigorífico mientras preparamos la CREMA DE CHOCOLATE.

Echamos en un cazo el chocolate troceado, la nata, el queso y el azúcar, y ponemos al fuego para que se vaya fundiendo. Aparte, disolvemos el preparado para cuajada en la leche, y lo añadimos al cazo. Remover hasta que hierva, teniendo cuidado porque tiende a pegarse.
Cuando la crema haya hervido y empiece a coger consistencia, la vertemos en el molde, que volveremos a poner en el frigorífico para que se vaya cuajando.

Cuando la primera capa se haya enfriado un poco y empiece a endurecer, empezaremos a preparar la MOUSSE DE FRESA:

Ponemos en un bol grande el queso, la nata y el azúcar. Mezclamos ligeramente. Calentamos el agua hasta que hierva y disolvemos en ella el medio sobre de gelatina de fresa y luego lo añadimos al bol con el resto de los ingredientes. Yo lo batí con la batidora hasta obtener una crema uniforme. Una vez todo bien mezclado, sacamos la tarta del frigorífico, le ponemos encima otro disco de bizcocho, lo empapamos con el resto del almíbar y lo cubrimos con la crema de fresa. Llevamos de nuevo al frigorífico para que termine de cuajar.



Se puede decorar con fresas naturales, que es lo que yo he hecho, antes de ponerle la cobertura. Quería haber puesto fresas también por el borde, pero andaba a la carrera y se me olvidó. Para cuando me acordé, acababa de echar la mousse sobre el bizcocho, así que me tuve que conformar con poner rodajas en la parte superior.



Para terminar, he hecho una cobertura triturando unas pocas fresas (4 o 5 pequeñas, a ojo) en 125 ml de agua. He hervido ese puré y he disuelto en él el otro medio sobre de gelatina. Hay que dejarlo templar y luego verterlo sobre la tarta ya fría, y volver a ponerla en el frigorífico una vez más. La ventaja de esta tarta es que se puede dejar todo hecho el día anterior.

Os la recomiendo porque es suave, nada empalagosa, fresca... deliciosa. ¿Os animáis?


sábado, 30 de abril de 2016

Tarta casita del perro

Uff... tengo el blog completamente abandonado, lo sé. Lo malo es que, aunque a otro ritmo, sigo haciendo tartas y probando recetas, así que voy a tratar de volver a moverlo un poco porque, la verdad, me da pena no compartirlas. Hay algunas recetas que realmente merecen la pena, y tartas que pueden servir de idea, como esta tan mona que le hice a mi peque el año pasado:


Saqué el modelo de alguna revista, no recuerdo cuál. Me quedó un poco más grande de lo que pretendía, pero también quedó muy bonita, y a la homenajeada le encantó, que era lo importante.


Por cierto, ya puestos, le hice unas galletitas a juego. Sencillas, pero resultonas:


Espero que os gusten. ¡Gracias por la visita!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...