Seguidores

viernes, 11 de marzo de 2011

Pastelitos de manzana y queso batido

Me han gustado tanto estos pastelitos que lo primero que tengo que hacer es agradecerle la receta a Susana de Al calor de los fogones, porque de allí la saqué. Aunque la he "tuneado" un poquito, o bastante, según se mire, porque la receta es básicamente la misma pero el formato no tiene nada que ver. En su blog esto era un bizcocho, de buen tamaño. Me llamó la atención en cuanto lo ví. Pero tenía un ingrediente, queso fresco batido 0%, que ella lo había comprado en Mercadona y yo no tenía ni idea de dónde encontrarlo, porque aquí no hay Mercadona. Y me quedé con las ganas. Pero mira por dónde, la semana pasada me acerco a Carrefour, y ¿qué me encuentro? ¡queso fresco batido 0%! Me vine para casa más contenta que chupín, con las ganas que tenía de hacer esta receta... pero me parecía demasiado grande. Casualmente mañana (bueno, ya hoy, que son las tantas) es el cumple de mi cuñado, y pensé "pues esto en versión mini, tipo mini-cupcakes, tiene que parecer pastelitos de manzana... vamos a probar".
Me encantan las versiones mini ¿lo he dicho ya muchas veces?
La receta completa, con las cantidades que publicó Susana, era de 6 huevos, pero para unos 20 pastelitos yo sólo hice el equivalente a un huevo, o sea, todas las cantidades divididas entre 6.
Creo que la próxima vez voy a hacer más cantidad porque entre los que le he dado a mi hermana para que se los lleve mañana mi cuñado para el almuerzo, y que a mi marido le han encantado... han caído todos hoy mismo. ¡Es que están buenísimos! Y claro, al ser tamaño bocadito... pues uno detrás de otro.
En fín, ahí va la receta, tal y como yo la hice:

INGREDIENTES:
71g de harina con levadura (Bizcochona)
71g de azúcar
42g de queso fresco batido 0%
20g de aceite de girasol
1 huevo tamaño L
1 manzana pequeña (tenía golden y de ésas le he puesto)
una pizquita de sal
una pizca de canela molida
mermelada de melocotón o albaricoque (yo las uso indistintamente, le puse albaricoque, que es la que tenía)

Las cantidades quedan tal vez un poco raras, pero es que las de la receta original no daban cifras exactas al dividir entre 6, y preferí respetar las proporciones.

PREPARACIÓN:
Precalentar el horno a 180º. Preparar una bandeja con papelitos para mini-magdalenas o trufas grandes. Yo tengo unos moldes de silicona de ese tamaño, es preferible poner el papel dentro de los moldes para que no se abran demasiado, pero si no, se pueden poner dos papelitos por cada pastelito para que mantengan mejor la forma.
Batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y aumenten de volumen. Yo lo hice con la batidora de varillas. Agregar después el aceite en un hilo sin dejar de batir, y después lo mismo con el queso batido.
Tamizar la harina junto con la sal, añadiéndosela a la masa poco a poco, mezclando (no batiendo) suavemente con la varilla de mano y de forma envolvente. Añadir por último la canela y pasar la mezcla a una manga pastelera para repartirla mejor en los moldes (yo uso una manga desechable de plástico a la que le corto la punta, para esto no hacen falta boquillas).
Lavar y pelar la manzana, rallar gruesa la mitad aproximadamente y cortar en rodajitas finas la otra mitad. Cortar las rodajitas en dos porque enteras no caben sobre el pastelito.
Poner en los papelitos una capa de masa, luego echar un poquito de manzana rallada y cubrir con más masa (como máximo hasta 2/3 del papelito). Por último colocar uno o dos trocitos de lámina de manzana por encima.
Hornear durante 25-30 minutos. Comprobar con un palillo que estén hechos. Una vez fuera del horno, pincelar con mermelada templada y rebajada con un poco de agua. Dejar que se enfríen del todo.

¡Están tan buenos! Los pastelitos de manzana siempre han sido mis favoritos, lo reconozco, pero es que esta versión es... que te puedes comer una bandeja llena, uno detrás de otro. Y además quedan monísimos.
A mi peque le he tenido que quitar lo de encima (la manzana con mermelada) pero se ha comido tres seguidos (tomo nota, hacer bizcochitos sin cobertura, para probar). Y mi marido ha acabado con los que quedaban, le han encantado.
Menos mal que esta mañana había apartado ya los de mi cuñado, aunque seguro que le queda un gustillo... como suelen decir ¡a poco!
Vale, sólo era para probarlos, prometo hacer más la próxima vez.

5 comentarios:

  1. De tanto leerte lo bueno que están,me han entrado unas ganas locas de hacerlos.La verdad que tienen muy buena pinta.
    Gracias por la receta.
    Un beso.
    Mily.

    ResponderEliminar
  2. Madre del amor hermoso, kizkur!!!Pero qué buena idea me acabas de dar!!! Fijate que yo estoy acostumbrada a hacer los bizcochos a lo grande pero nunca se me habría ocurrido hacer la versión mini.

    Me encanta la idea y la tendré encuenta cuando vuelva a hacer la receta, pues me parece que es una buena solución para regalar o tomar un café con la familia....Un besito y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Mily, de verdad que están buenísimos. Pruébalos y me cuentas. Un abrazo.
    Susana, me alegro de que te gusten. La verdad es que yo siempre tiendo a versiones mini, me encantan, y como somos pocos en casa así no tengo bizcocho rodando por la cocina toda la semana (que me lo acabo comiendo yo entero). Precisamente había pensado preparar una bandeja de éstos para llevar al cumpleaños de mi cuñado, para tomarlos con el café (por si la tarta no fuera suficiente, ja, ja, ja)... ¡quedan tan monos y tan ricos!

    ResponderEliminar
  4. Se ven con una pinta buenísima, seguro que estan buenos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...