Seguidores

lunes, 17 de septiembre de 2012

Bollitos suizos

Esta receta la saqué del blog de Laura, Tentaciones, y la tenía guardada hace siglos. Ahora con la vuelta al cole, vuelve el dilema de "qué le pongo a mi hijo para el almuerzo del recreo", y me acordé de estos bollitos.  La primera vez que los hice (la semana pasada) me quedaron muy buenos pero más pequeños de lo que esperaba, así que decidí introducir algunos cambios. En el enlace que he puesto al blog de Laura podéis ver perfectamente cómo los hace ella, está muy bien explicado.

INGREDIENTES:
-200g de leche
-50g de agua
-100g de mantequilla o margarina (yo los hice con mantequilla)
-40g de levadura prensada fresca o dos sobres de la seca.
-500-550g de harina (aquí, la segunda vez utilicé harina de fuerza, ¡y menuda diferencia!)
-media cucharadita de sal
-azúcar humedecido con unas gotas de agua
-1 huevo batido para pintar
 
  
PREPARACIÓN:

Ponemos en un cuenco 500g de harina, hacemos un hueco en medio, en forma de volcán, y ponemos el resto de ingredientes, a temperatura ambiente (si la levadura es prensada, la desmenuzamos primero).Lo removemos con una cuchara de palo, y cuando veamos que comienza a ligar, lo sacamos a una superficie enharinada y amasamos durante 5-8 minutos. Si está pegajoso, se puede añadir un poco más de harina, sin sobrepasar los 550g.

Damos forma a los bollitos y los ponemos en la bandeja del horno forrada con papel, separados entre sí porque crecen bastante. Hacemos unos cortes con un cúter y dejamos levar cubiertos con un paño limpio. Con harina de fuerza y una temperatura cálida en la cocina me bastó con una hora, pero supongo que entrado el invierno necesitará algo más de tiempo, Laura decía que en torno a hora y media. Es variable, hasta que dupliquen su volumen.

Por último, los pincelamos con cuidado con huevo batido, ponemos un poco de azúcar humedecido por encima, y los metemos al horno a 200º previamente precalentado, durante unos 20 minutos. Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla, cuando ya no están calientes, los que no se vayan a consumir de inmediato se pueden congelar. Así con sacarlos del congelador al frigorífico la víspera por la noche, por la mañana están perfectos. 
A mi hijo le han encantado (bueno, y a mi también). Recien hechos, sólos ya están buenísimos, pero para el cole se los relleno con Nocilla, queso, o jamón york o pavo, y es una opción estupenda.
Espero que os gusten y os animéis también a hacerlos.
Por cierto, ayer estuve de visita relámpago en el Sugar, en cuanto termine de organizar las fotos y las ideas, os cuento la escapada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...