Seguidores

sábado, 30 de junio de 2012

Tarta caribeña

Amaia me pidió una tarta de temática caribeña para una amiga que se va a la República Dominicana. 

Hoy tenían una cena de despedida, y sus amigas querían darle una sorpresa. Más o menos se nos ocurrió la misma idea: una playita de arena blanca, con un mar azul, y un morenazo tomando el sol en su toalla, con su bebida fresquita y su botellita de ron al lado, a la sombra de una palmera. Típica imagen del relax caribeño, ¿no os parece?

Aunque modelar el fondant con el calor que ha hecho estos últimos días ha sido casi una pesadilla,  he disfrutado como una enana con esta tarta. Yo he estado dos veces en la República Dominicana, así que ha sido genial tratar de capturar en cada detalle un poquito de la esencia de esas maravillosas playas, y ese ambientito tan especial...

El bizcocho es un brownie de chocolate al microondas, relleno de swiss merengue buttercream de chocolate, con almíbar de caramelo. A mi me encanta esa combinación.

En fin, espero que le haya gustado la sorpresa tanto como a mí hacer la tarta. Ay, qué envidia, qué ganas de vacaciones... en fin... nos conformaremos de momento con pensar en las palmeritas y en la brisa del mar...

¿Quién se apunta a una piña colada? A falta de vacaciones, ja, ja, ja...

martes, 26 de junio de 2012

Tarta far west y galletas sheriff

El año pasado mi hijo quería una tarta de vaqueros para su cumple, pero al final me pilló el toro y como no tenía tiempo de hacerle muñequitos modelados y no los encontré de plástico, opté por hacer una de indios. Este año me he organizado un poco mejor (aunque ha sido una semana de locos, la verdad) y para compartirla con los tíos, primos y abuelos, le he hecho su tarta tal y como la quería:

La verdad es que ha sido complicado porque no ibamos a ser muchos, la tarta tenía que ser lo suficientemente alta, pero tampoco demasiado grande porque no quería que sobrara la mitad... Y la idea era hacer al menos dos edificios emblemáticos del oeste, así que al final, por un lado la oficina del sheriff, y por otro el banco.

En la oficina del sheriff tenemos al sheriff y un ¿ayudante? o vecino que le acompaña (ahora que caigo, será un vecino porque no lleva estrella) aparentemente vigilando, junto a un cartel con el forajido más buscado del oeste...
¡Pero qué despistados! ¡Si el forajido está a la vuelta de la esquina, a punto de atracar el banco!


En fin, espero que os guste. Reconozco que no era exactamente lo que yo tenía en mente, pero no quedó mal, y sobre todo a mi niño le encantó, que es lo que cuenta. Los modelados no me dieron demasiados problemas y creo que quedó simpática.

Ah, bueno, por cierto, el bizcocho es de yogur de chocolate (bizcocho de yogur pero con una parte de cacao en polvo) relleno de swiss merengue buttercream de chocolate, con almibar de caramelo. La cubierta de fondant, en este caso Sodifer. La verdad es que lo compré para probar y no acabo de hacerme con el, prefiero con diferencia el Credipaste.
Os pongo foto del corte ¿a que tiene buena pinta?

Y las galletas, que casi se me olvidan. Galletas de vainilla decoradas con glasa y rotulador alimentario.


Pues nada, ya sólo me falta poner la última tarta, la de la celebración con sus amiguitos del colegio. Si es que los cumples en mi casa parecen más bien bodas gitanas, que la celebración dura tres o cuatro días... ja, ja, ja...
Zorionak, Aimar!

lunes, 25 de junio de 2012

Campo de fútbol con escudo del Real Madrid

Esta tartita me la pidió mi compañera Irantzu, para un seguidor del Madrid.
Es un bizcocho de yogur de vainilla, relleno de swiss merengue buttercream de chocolate y con almibar de caramelo, una de mis combinaciones favoritas.

Tanto la cubierta como el escudo del Madrid son de fondant. A mi me gustó mucho cómo quedó, y a ella también. Espero que el homenajeado se llevara una bonita sorpresa.

Y de paso me sirvió de práctica para el campo de fútbol que me ha pedido mi hijo para el cumple con sus amiguitos. Semanita ajetreada como veis. Bueno, ¿qué me decís? ¿os gusta?

¡Zorionak, Jose! Y gracias, Irantzu.



jueves, 21 de junio de 2012

Tarta Egipcia

Esta mañana he acompañado a mi hijo al cole, cargados los dos, él con una caja llena de galletas de momias y jeroglíficos y yo con la tarta correspondiente:


Él quería algo con la temática de Egipto, y de entrada lo que pensó fué en una pirámide, pero yo, sinceramente, para llevar al cole prefiero una tarta sencilla. Me explico: las tartas con muñecos modelados (por los que, al menos en mi familia, acaban peleándose todos los niños) o con formas engorrosas para cortar y repartir, prefiero hacerlas para casa. Sólo de imaginarme a una profesora con el cuchillo en la mano intentando cortar una pirámide en porciones para 24 niños, me entran sudores, ja, ja, ja...

Pues cuando decidimos que la pirámide mejor que no, enseguida se me ocurrió la alternativa, porque resulta que tengo un Puzzle Ball con dibujos de Egipto, y la imagen principal es la famosa máscara de Tutankamon. A mi hijo le encanta y a menudo lo hacemos juntos. Así que busqué una imagen en internet y le propuse "¿qué te parece ésto para tu tarta egipcia?", por supuesto le encantó.

La máscara es una placa de fondant pintada con colorantes alimentarios. Me planteé hacerla en técnica puzzle, pero con tanto detallito me pareció que iba a ser un trabajo de chinos, y por otra parte me apetecía pintar, que aún es una técnica que he utilizado poco. Sinceramente, al menos yo estoy encantada del resultado (supongo que todo es mejorable, pero para mi gusto ha quedado muy bien).


Y aquí podéis ver la segunda parte de la decoración. He optado por presentar el bizcocho sin forrar, sólo cubierto con hilos de chocolate fundido, sobre el que va pegado el fondant. Pero para las letras de su nombre quería hacer algo original, relacionado con el tema. Buscando inspiración encontré un alfabeto de jeroglíficos, y enseguida lo decidí: pequeñas placas, cada una con una letra en escritura jeroglífica, formando las palabras "zorionak Aimar" ("felicidades Aimar"), eso sí, con la "traducción" debajo.

Ni que decir tiene que he disfrutado un montón haciéndola. Y a mi peque le ha encantado. Le gusta mucho la Historia, y yo creo que cuando a un niño algo le llama la atención, si se puede aprender algo con ello, haciéndolo más divertido, pues mucho mejor ¿no?
Por cierto, el bizcocho es de yogur de vainilla, calado con almíbar de caramelo y relleno de Swiss Merengue Buttercream de chocolate. Algunos amiguitos la han visto cuando la llevábamos al cole y les ha gustado mucho, una de las niñas enseguida ha dicho "¿a que es un faraón?", me ha hecho mucha gracia, parece que hay más pequeños historiadores en la clase de mi hijo...
A ver si luego me cuenta qué les ha parecido la tarta, y las galletas. Ya os contaré.


miércoles, 20 de junio de 2012

Galletas de momias y jeroglíficos

El domingo es el cumple de mi hijo, y como el cole termina el viernes, pues mañana será cuando lleve al cole su tarta para compartir con sus amigos. Como ya hicimos el año pasado, en lugar de repartirles también chuches hemos pensado llevar galletas a juego con la tarta. A ver si os gustan, para empezar unas momias:


Y además unos jeroglíficos:


Aquí ya preparadas en sus bolsitas:


A Aimar le han encantado, espero que a sus compañeros les gusten también. A ver ahora cómo queda la tarta...

martes, 5 de junio de 2012

Cupcakes de plátano con glasé de chocolate fudge

La semana pasada hice estos cupcakes para llevar al trabajo, o bueno, más bien para llevar al bar donde tomamos el cafecito habitualmente. El caso es que organizamos una pequeña despedida para Mari, que llevaba un montón de años trabajando en una tienda de allí al lado que ahora cierra por jubilación, y que era una de las habituales que coincidíamos  tomando un café antes de entrar a trabajar casi cada mañana. Y para endulzar la despedida, pues estos deliciosos cupcakes:

Tenía un par de recetas en mente, pero al final ganó esta, de Lara, de Tartacadabra. Todas las recetas que he sacado hasta ahora de su blog son acierto seguro, y con ésta tampoco me equivoqué.

INGREDIENTES:
175 g de harina
2 cucharaditas de levadura química
½ cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de sal
125 g de mantequilla fundida
150 g de azúcar
2 huevos grandes (L)
4 plátanos pequeños (unos 300 g sin las cáscaras), machacados o hechos puré *puntualizo, ésto es lo que ponía en la receta original. Como me parecía mucho plátano y me preocupara que quedaran crudos por dentro (he tenido algún que otro disgusto con recetas de plátano) le puse 3, algo menos de 250g*.
1 cucharadita de extracto de vainilla

ELABORACIÓN:
Precalentar el horno a 180ºC.  Preparar una bandeja con papeles para magdalenas. 
Mezclar la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal en un cuenco. En otro cuenco aparte batir la mantequilla fundida con el azúcar. Añadir los huevos de uno en uno, sin dejar de batir bien, y por último añadir el plátano machacado y el extracto de vainilla, siempre batiendo. Añadir a esta mezcla la harina del otro cuenco en tres tandas, removiendo cada vez hasta que la harina quede bien incorporada. Repartir la mezcla en las cápsulas de magdalenas y cocer los cupcakes unos 25 minutos (los míos como eran pequeñitos tardaron algo menos). Déjar enfriar después sobre una rejilla.

Una vez fríos los cubrí con espirales de Glasé/buttercream de chocolate fudge. La receta también es de Lara, de Tartacadabra (bueno, en realidad es de Nigella Lawson, pero vamos, que yo la saqué del blog de Lara), y a mí personalmente me encanta porque tiene un sabor a chocolate increíble, y es muy fácil de hacer. La verdad es que la combinación de sabores resultó simplemente perfecta.

GLASÉ/BUTTERCREAM DE CHOCOLATE FUDGE:
Ingredientes:
175 g de chocolate negro
250 g de mantequilla suave
275 g de azúcar glass (tamizado)
1 cucharadilla de esencia de vainilla

Elaboración:
Fundir el chocolate al baño María o en el microondas a baja potencia. Dejarlo enfriar un poco.
Batir en otro cuenco la mantequilla hasta que quede suave y cremosa. Añadir el azúcar glass tamizado y batir todo a alta velocidad hasta obtener una crema ligera (y bastante blanca). Al final añadir la esencia de vainilla y el chocolate y batir todo junto (a alta velocidad) hasta que quede cremoso y brillante. 

Les puse como adorno final unas perlas de azúcar. La verdad es que quedaron muy bonitos, y estaban riquísimos, así que la bandeja voló en cuestión de minutos...
Para repetirlos, desde luego, así que como no quedó ni uno, ahí os dejo la receta por si alguien se anima...



viernes, 1 de junio de 2012

Bizcocho de manzana

Esta es la primera tarta que publiqué en mi antiguo blog, y la primera que aprendí a hacer. Aquí no la había puesto aún, porque las fotos que tenía son de antes de empezar con el blog y no se veía nada. La he hecho algunas veces más, pero siempre me olvidaba de las fotos. Pues hoy me he acordado, así que aprovecho para publicarla.

Esta es probablemente la tarta favorita de mi marido. Hoy es nuestro aniversario de boda (el 10º ya), y como tenía cena con sus compañeros del trabajo se la he hecho para que la llevara.

Es facilísima:

INGREDIENTES:
- 200 gr. de azucar
- 200 gr. de mantequilla
- 4 huevos
- 300 gr. de harina con levadura (Bizcochona)
- 1 limón
- 2 o 3 manzanas, según el tamaño
- Mermelada de melocotón o albaricoque

ELABORACIÓN:
En primer lugar lavamos y secamos bien el limón, lo rallamos y exprimimos el zumo. Pelamos y descorazonamos las manzanas, las cortamos a la mitad y las cortamos en gajos finos, los ponemos en un bol y rociamos con el zumo de limón para que no se ennegrezcan. Precalentamos el horno a 200º.

Y empezamos con el bizcocho. Batimos la mantequilla (a temperatura ambiente) con el azucar. Añadimos los huevos de uno en uno y batiendo bien. A continuación la harina con levadura, tamizada. Una vez todo bien mezclado echamos la ralladura de limón para aromatizar.

Preparamos un molde untándolo con mantequilla y enharinandolo, y vertemos la masa (o usamos uno de silicona como he hecho yo hoy). Queda bastante densa, así que yo la echo a cucharadas procurando que quede uniformemente repartida. Ahora colocaremos por encima los gajos de manzana, ligeramente acaballados unos sobre otros, y al horno 30 minutos.

Pasado ese tiempo sacamos la tarta del horno y pincelamos la superficie con mermelada. Lo mejor es aligerarla un poco primero templandola al baño maría con un poquito de agua. Metemos al horno otros 15 minutos.

Sacamos, dejamos enfriar, y a disfrutar. ¡Buenísima!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...