Seguidores

lunes, 30 de abril de 2012

Una opila improvisada (que no mona de pascua)

Hasta hace un par de años yo no tenía ni idea de lo que era una mona de pascua. Cuando ví una por primera vez navegando en internet pensé ¡anda, una opila!. Pues por lo que podido ir viendo, no son lo mismo pero se parecen bastante. Es curioso cómo las tradiciones se parecen en lugares distintos.
Por lo que yo sé, la opila es típica de la zona de Oarsoaldea y el Bidasoa (prácticamente de San Sebastián a Hondarribia) y es un bizcocho decorado con huevos de chocolate, caramelos, pollitos y plumas, y normalmente un montón de granillo de azúcar, que las madrinas regalan a sus ahijados el día de San Marcos. Claro, éste día puede caer más o menos cerca de la pascua dependiendo del año, por lo que no es lo mismo que la mona de pascua, pero no me negaréis que se le parece.

Cuando yo era pequeña llevaban huevos duros con la cáscara teñida de colores, pero pronto se sustituyeron por huevos de chocolate. Las hay rellenas y sin rellenar, cubiertas de chocolate, o de crema de mantequilla, algunas llevan crocanti de almendras, y en fin, que las hay de todos los tipos y sabores.
Yo hasta la fecha no tengo ahijados, por lo que no he tenido que preocuparme de hacer o comprar opilas. Pero mi hermana me comentó que mi sobrino Lier estaba un poquillo tristón, porque sus hermanos tenían opila y él no. La madrina de Lier no es de aquí, por lo que no está al tanto de la tradición y además le pilla un poco lejos, pero estando aquí su tía, enseguida hacemos un apañito.

Uf, lo que me cuesta ya hacer una tarta que no sea de fondant... es que no sé ni por dónde empezar. Al final hice un bizcocho de yogur de vainilla y lo rellené con crema de mantequilla y una capa finita de mermelada de melocotón aclarada con un poco de agua. Alrededor lleva también crema de mantequilla y crocanti de almendra que tenía por casa. Y por arriba, un poco de mermelada y granillo de azúcar, que es lo típico. Como adornos, un huevo de chocolate (este año había muchos con huevo de los que traen sorpresa, así que  para compensar que no había pluma y que no iba a llevar el pollito "oficial" le puse un huevo de Gormiti), unos caramelos, y unos mini huevos que compré por pascua. Para la foto tomé prestado el pollito de la opila de mi hija, mi hermana se encargó de conseguir uno para él.

Ya que no la tuvo a tiempo para el día de San Marcos, se la dí ayer para que la tomara hoy en el desayuno. El primer domingo después de San Marcos es tradición donde yo vivo subir al monte San Marcos que está aquí al lado (y se ve desde mi casa), a pasar el día si el tiempo lo permite. Hay una romería, se celebra una misa campestre y suele haber exhibiciones de deporte rural, bertsolaris, etc, y hay un ambiente estupendo. Cuando el tiempo no es muy bueno, aunque sea nos gusta subir por la mañana y bajar para comer en casa, pero hoy además de que el día amenazaba lluvia desde bien temprano, estábamos todos en casa medio malitos con algún virus que nos llevaba rondando desde hace unos días. Para colmo se ha pasado la semana lloviendo, así que con bastante pena hemos prescindido de subir al monte. Eso sí, el primer domingo que salga soleado, nos vamos a comer a San Marcos (bueno, si no hay otro compromiso, que ahora viene mi cumpleaños, el de mi niña... en fin, que otro día será).
Me queda el consuelo de que a mi sobrino le encantó su opila improvisada, que de eso se trataba.

viernes, 27 de abril de 2012

El clásico bizcocho de yogur

He estado dudando si publicar esta receta, porque la verdad es que casi todo el mundo la conoce, pero como es de las que más utilizo para mis tartas, pues al final he pensado que sí. El clásico bizcocho de yogur, que yo conozco desde pequeña porque en el colegio nos lo enseñaban en talleres de cocina. Sólo que entonces lo hacíamos con yogur de limón y ralladura de limón, y ahora lo hago con yogur natural y esencia de vainilla, que va mucho mejor con los sabores que me gustan en las tartas.

Ingredientes:
Un yogur natural
3 huevos
Dos vasitos de azúcar (utilizando como medida el vasito de yogur)
Tres vasitos de harina Bizcochona
Medio vasito de aceite de girasol.
Una o dos cucharaditas de esencia de vainilla (al gusto, según lo intenso que nos guste el sabor).

Preparación:
Precalentar el horno a 175º y encamisar un molde, (si utilizamos uno de silicona no hace falta).
En un bol, batir los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla espumosa. Añadir el yogur y el aceite y batir hasta que estén integrados. 
Agregar la harina tamizándola o pasándola por un colador, incorporarla con movimientos envolventes con una cuchara o una espátula. Añadir la esencia y remover un poco más.
Vocar la masa en el molde y hornear unos 35-40 minutos (depende del molde y del horno). A partir de los 30 minutos, si se ve por encima que parece hecho, se puede hacer la prueba del palillo, pinchando con una brocheta de madera. Si sale limpio de masa, ya está, si no, dejarlo 5-10 minutos más o hasta que el palillo salga limpio. Como siempre digo, depende de cada horno.

Es una receta sencillísima, pero sale un bizcocho jugoso y buenísimo. A mi peque le encanta para desayunar (y mira que me cuesta que coma algo por la mañana...). Para tartas fondant es estupendo, mantiene mucho mejor la humedad que el Madeira Sponge Cake, así que si forma de la tarta es simple y no hay que tallarla, para mí es el bizcocho perfecto.
Y aprovechando que hoy pensaba hacer una tartita pequeña, pues he hecho también un bizcochito para el desayuno, del que ya ha caído la mitad, como veis. ¿A que tiene buena pinta?

martes, 24 de abril de 2012

Expotarta 2012

Por fin este fin de semana pasado tuvo lugar Expotarta en Madrid, en el hotel NH Eurobuilding. Después de la fantástica experiencia que tuve en Septiembre cuando fuí al Sugar, estaba deseando que llegara Expotarta, porque lo lógico era que fuera más grande y mejor. Lo cierto es que ha sido un fin de semana increíble, me lo he pasado genial, he tenido la ocasión de reencontrarme con algunos amigos, de ponerles cara y voz a otros y hasta de conocer a algunos nuevos. Qué curioso, cómo se puede conectar con gente a la que en un principio no conoces apenas de nada, pero con la que tienes en común una pasión como la repostería decorativa. El ambiente ha sido fantástico.

Sobre la feria, pues para ser sincera, en mi opinión ha habido cosas positivas y otras no tanto. Por una parte, la ubicación me pareció muy buena, un sitio céntrico y bien comunicado. Por otra, la sensación antes de llegar ya era que se había promocionado la feria mucho más que las ediciones que hasta ahora ha habido del Sugar, por lo que se esperaba (al menos entre los blogueros que yo conozco) una gran afluencia de gente. Me habían dicho también que había un montón de expositores, entre tiendas de material, cake designers, talleres... lo cierto es que tanto la cantidad como el nivel de los participantes era fantástico, pero ahí precisamente empiezan los problemas...

Ha habido una sola cosa negativa, pero para mí ha estado a punto de echar a perder la feria, y es que no han sabido prever que en un mundillo que crece a pasos agigantados, con tanto nivel, y tanta expectación que habían creado, la afluencia de público iba a tener que obligar a la organización a restringir el acceso por completarse el aforo apenas hora y media después de la apertura. El salón se quedó tan pequeño que era imposible moverse, hacer fotos, o como he comentado, ni siquiera entrar. A media mañana la cola daba la vuelta a la manzana. El pasillo donde se exponían los trabajos presentados a concurso era un embudo. La zona donde se hacían las demostraciones se desbordaba. Hasta oí comentar a una chica que le habían entrado ganas de llorar... 
En fin, si de algo puede servir, es para que la próxima edición sea en un recinto mayor (o mejor aún, mucho mayor) para que la gente que se desplazó a Madrid desde toda la península e incluso desde las islas, pueda disfrutarla con más tiempo, más tranquilidad, sin prisas y sin agobios. A pesar de los inconvenientes, a mi me pareció que casi todo el mundo andaba como yo, con la boca abierta. Para muestra, un botón, empezamos con algunas de las tartas de boda presentadas a concurso:


Y algunas de las de flores:
Seguimos con galletas y los cupcakes:

Y las tartas infantiles, espectaculares:


Algunas de las mesas de venta y exposición:




El stand de Ases de Tartas, donde pasé bastante tiempo saludando a amigos venidos de todas partes:

Yo no había llevado nada para exponer en la mesa de Ases, pero tenían puesto un powerpoint con  imagenes de diferentes trabajos de los socios, y entre ellos estaban mis galletas del curso de navidad de galletas pintadas, ¡qué ilusión me hizo verlas allí!
Y para terminar alguna muestra de las demostraciones, Viviana, de Sucre i Vainilla pintando una tarta en la mesa de Ases de Tartas:

Fran Segura en el stand de Tartilandia, haciendo piruletas de chocolate (qué buena idea):
Y la charla de Bea Roque, de El rincón de Bea

Bueno, si alguien no se ha aburrido todavía de ver fotos, aún hay más en mi recién estrenado facebook del blog (es que era el único sitio donde podía compartirlas todas sin que tardara dos horas en cargarse la página, ja, ja, ja), así que si os apetece verlas, las tenéis aquí.
A todos los que habéis compartido aunque sea un ratito conmigo este fin de semana, gracias por los buenos recuerdos, ya estoy aguardando la próxima ocasión.
Por cierto, me encantaron las piruletas de chocolate, ja, ja, ja...












miércoles, 18 de abril de 2012

Bizcocho de chocolate sin huevo

Hace un par de días, Estrella, del blog Horneando deseos publicó este bizcocho de chocolate sin huevo, que a su vez había encontrado en el blog Chocolate y pimienta. Me llamó la atención enseguida, porque el mes que viene es el cumple de mi niña, y andaba buscando una receta de bizcocho sin huevo para que lleve al colegio. Uno de sus amiguitos de clase es alérgico y en más de una ocasión se queda con las ganas de comer tarta cuando hay cumple, así que me había propuesto encontrar una receta sin huevo que saliera rica, y vamos, que si no busco más, tampoco importa, ¡esta es estupenda!.

En realidad para mi gusto es más un pastel que un bizcocho, porque la textura sin llegar a ser húmeda es untuosa, se deshace en la boca. Me recordó mucho al pastel de chocolate que hice también hace poco, la verdad es que en casa hemos encontrado una frase que lo describe muy bien "es como comerse una nube de chocolate" ja, ja, ja.  

Pues nada, ahí va la receta:

INGREDIENTES:
200g de harina
250g de azúcar
75g de cacao puro (yo el de Valor)
450g de leche
40g de aceite de girasol
un sobre de levadura

Puntualizaré que ni en el blog de Estrella ni en el de Elena se especificaba si las cantidades eran de peso, de volumen o de qué. Yo he puesto todo en gramos y me ha quedado bien.

ELABORACIÓN:
Facilísimo. Mezclar todos los ingredientes secos en un bol. Mezclar los húmedos en otro bol. Juntar el contenido de los dos boles y batir con varillas manuales hasta que esté todo integrado. Al horno precalentado a 180º (en un molde encamisado, o de silicona como el mío que es mucho más cómodo) unos 30 minutos. Como mi horno es un poco "flojucho" lo he tenido 35 minutos por si acaso, ya que siempre suelo necesitar unos minutillos más, y al llevar tanto chocolate no me fiaba de la prueba del palillo y no quería que quedara demasiado húmedo por dentro. Ha salido perfecto, la verdad, y eso que, con tanto líquido, no pensaba yo que se fuera a hacer en tan poco tiempo.

Pues ya está. Quizás tendría que haberlo hecho en un molde más pequeño, para que saliera más alto, pero aún así ha quedado muy bien. Nos ha encantado, sobre todo a la peque, que ya se estaba emocionando pensando en la corona que le van a poner en el cole cuando lo lleve por su cumpleaños, y preguntándome si tenemos velas, ja, ja, ja... Bueno, a lo mejor todavía tengo tiempo de probar algún otro, pero la verdad es que éste tiene muchos puntos. Es sencillísimo y buenísimo, sin apenas grasa y mucho más esponjoso de lo que cabría esperar de un bizcocho sin huevo. De verdad, hay que probarlo. ¿Quién se anima?

miércoles, 11 de abril de 2012

Cake de plátano y nueces

Esta receta la he sacado de un librito que tengo hace tiempo, "101 Bizcochos y pasteles". La verdad es que me gusta porque la mayoría de las recetas son bastante fáciles, y hasta ahora las que voy probando salen muy bien. En realidad en el libro lo llama "pudin" pero yo cuando pienso en un pudin me viene a la cabeza algo más húmedo, un poco más entre bizcocho y flan, y la textura de esto no tiene nada que ver. Es un bizcocho, tipo plum cake, jugoso, con un sabor especial por el plátano y el azúcar moreno, pero no es lo que yo llamaría un pudin, por eso he preferido dejarlo en "cake"

El caso es que ayer tarde el tiempo estaba de lo más desapacible y mis peques y yo decidimos meternos en faena, y ésta fue la receta elegida. 

INGREDIENTES:
100g de mantequilla a temperatura ambiente
150g de azúcar moreno (en el original era azucar mascabado, pero lo más parecido que tengo es azúcar moreno normal, así que con eso se quedó).
2 huevos batidos ligeramente
100g de nueces picadas
2 plátanos maduros chafados (tenía unos plátanos bastante grandes, así que sólo puse uno)
2 cucharadas de leche
225g de harina con levadura (yo, Bizcochona)

PREPARACIÓN
Precalentar el horno a 180º. Engrasar y forrar un molde alargado de 1kg (la verdad es que yo no sé de qué capacidad era el mío, lo compré hace poco en Lidl, pero lo cierto es que se acabó llenando, el bizcocho subió más de lo que yo pensaba).
Batir la mantequilla con el azúcar y añadir los huevos. Apartar 25g de nueces y agregar el resto a la mezcla, con los plátanos y la leche. Incorporar la harina mezclando con una espátula. Verter en el molde y esparcir por encima las nueces reservadas.
Hornear 55-60 minutos, hasta que suba y la superficie se dore. Yo siempre hago la prueba del palillo, si sale limpio, ya está.
Dejar reposar 10 minutos, desmoldar, quitar el papel y servir cuando esté frío.

En el librito pone que si se congela en bolsitas de plástico se puede conservar hasta 3 meses. No creo que tarde tanto en comérmelo porque la verdad es que está buenísimo, pero bien está saberlo... He guardado algunas porciones para que se lleve mi hijo al cole para el almuerzo, a ver si me duran hasta la semana que viene, ja, ja, ja...
Si os gustan las nueces no os lo podéis perder... ¡con todas las que lleva es delicioso! ¿Quién se apunta a un trocito?

martes, 10 de abril de 2012

Quedada bloguera Repostería de Diseño

Hace tiempo que tenía que haber publicado esta entrada, pero entre poner en orden las fotos (por cierto, gracias Maria e Inés, que algunas son vuestras), chequear los enlaces, y en fin, sacar un rato para ponerme a escribir, se me han ido pasando los días y hasta las semanas...
El pasado viernes día 23 de Marzo tuvo lugar en Bilbao una Quedada Bloguera organizada por la delegación del País Vasco de Ases De Tartas (la Asociación Española de Diseñadores de Tartas, de la que tengo el orgullo de ser miembro). Nos hacía mucha ilusión organizar algo en lo que todas las aficionadas a la repostería decorativa (bueno, y todos, que algún hombre también había) nos pudieramos reunir y conocer, y charlar a gusto con gente que entiende nuestra "jerga repostera" ja, ja, ja...

El punto de encuentro fué el Café Boulevar de Bilbao. Es un sitio muy bonito y muy bien ubicado, pero a pesar de haberlo organizado con bastante tiempo, parece ser que hubo algún problema de última hora (o error, o malentendido, no sé) y el caso es que nos dejaron un rinconcito muy coqueto pero más bien pequeño, en el piso de abajo, y un poco escondido, lo cual no facilitaba mucho que la gente nos encontrara. Nos llevamos un pequeño disgusto por ese inconveniente, pero a pesar de todo, creo que en general estuvimos a gusto. Para que veáis, unas fotitos de grupo:


Poco a poco fué llegando gente, empezaron las presentaciones en pequeños corrillos y enseguida fluía la conversación. Fué un rato corto pero intenso, a mi al menos me dejó un estupendo sabor de boca, y ahora tengo una enorme lista de blogs por los que ir pasándome para continuar conociendo un poco más a toda esa gente estupenda que descubrí allí. Y quedan aún algunos que aún no tenían blog, pero que seguro que pronto los vemos por aquí.
Espero no olvidarme a nadie, allá va toda la lista, para que podáis también ir conociéndolos si os apetece:

http://www.facebook.com/tartasytortas

Aquí, Maite, la presidenta de la Delegación del Pais Vasco, haciendo la presentación de rigor...



Y por si no conocéis alguno, os dejo también todos los blogs de las chicas que formamos la delegación Pais Vasco de Ases de tartas:
faltó Mary de http://tartasysouvenirs.blogspot.com.es/ que estuvo también organizando pero al final no pudo asistir. Iratxe también estuvo allí, aunque no tiene blog.
Y el mío ya lo conocéis, je, je...

Casi al final se sortearon unos lotes donados por los patrocinadores de la quedada: Mami Lou, Decake, Porexcut, Tartadeco, Maicupcakes, Crema y Chocolate, y por miembros de la delegación. Había material repostero de todo tipo: fondant, ingredientes diversos, cortadores, revistas, dummies... las ganadoras por supuesto, salieron encantadas, pero todos disfrutamos mucho.
Fijaos qué cantidad de lotes para sortear, y todos chulísimos:

Y aquí algunos de los premiados/as, con su regalito.
 

 

 


   

En fin, fue una tarde estupenda, divertida, de charlas y risas. Me encantó conoceros, chicas. Ya me he pasado por casi todos los blogs (si me he olvidado a alguien por favor decidmelo), a ver si ahora los vuelvo a visitar con más detenimiento, porque he visto cosas fantásticas, y recetitas que estoy deseando probar... Espero que pronto tengamos ocasión de volver a reunirnos. Mientras tanto, por aquí nos vemos. ¡Besos! 

miércoles, 4 de abril de 2012

Tarta Pala y pelota de frontón

Mi cuñado es bastante aficionado al frontón, así que cuando empecé a pensar qué tarta podía hacerle este año, y a mi marido se le ocurrió que podía ser una pala, me gustó la idea. Se lo comentamos a mi hermana y le encantó. La verdad, no tenía yo muy claro que saliera algo medianamente realista, pero al final, esto es lo que conseguí:
Lo cierto es que es casi de tamaño natural, sólo un 10% más pequeña que una original. Creo que necesito comprar bases de porexpan para tartas grandes, porque me las ví negras para encontrar una bandeja en la que entrara.
Muy sencillita, sólo la pala, con el nombre y los años del cumpleañero, y la pelota. 
La pala de bizcocho de yogur de vainilla con almibar de fresa, una ligera capa de mermelada de fresa, y relleno de crema (buttercream) de queso Philadelphia. La pelota es de bizcocho red velvet, con el mismo relleno.

Le gustó mucho, tanto por dentro como por fuera. Por lo que me han dicho no quedaron ni las migas. Y eso es todo. Zorionak Joxe!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...