Seguidores

domingo, 26 de febrero de 2012

Tarta cámara de fotos y álbum

Hoy hemos celebrado el cumple de mi hermana. Tenía claro la tarta que le gustaría, lo que no tenía tan claro era si hacerla o no, porque me parecía tremendamente complicado... resulta que a mi hermana le encanta la fotografía, mientras que yo... con decir que hay cámaras que no sé ni cómo se encienden... así que estaba segura de que le encantaría una tarta-cámara, pero no sabía si yo (que no entiendo nada de cámaras) podría hacer una que estuviera a la altura.
Pues a pesar de los múltiples fallos que tal vez algunos no veáis pero de los que yo soy plenamente consciente (qué difícil es forrar una cosa tan pequeña y con esa forma...) yo he quedado encantada del resultado. Al final decidí hacer una cámara y un álbum de fotos más que nada porque sólo la cámara me parecía poca tarta, y ponerla sobre otro bizcocho forrado en plan tarta sin más se me hacía soso... mejor acompañarla con algún otro complemento fotográfico. 
Y me vais a perdonar la avalancha de fotos, pero es que estoy taaan orgullosa de la minuciosidad de los detalles... La mayoría de los botoncitos no sé ni para qué sirven, pero mi hermana los iba identificando todos (a pesar de que iban dibujados a pincel, con lo que algunos sólo guardaban un parecido remoto con el original...)

Me ha hecho mucha ilusión, porque creo que le ha gustado muchísimo.

Venga, el último detallito de la cámara:

Y además estaba buenísima. Resulta que quería probar a hacerla con Red Velvet Cake, pero como tampoco estaba segura de que a los niños les fuera a gustar, al final decidí hacer la cámara con bizcocho brownie de microondas relleno de glasé de chocolate y el álbum de Red Velvet Cake con crema de queso, como los cupcakes que hice hace poco. Pues el caso es que el álbum de fotos ha caído en un visto y no visto... y eso que mi familia es de chocolateros a tope, pero hasta a los niños les ha encantado el Red Velvet Cake. Ha sido genial, me he reído con ganas, porque aún estaba sirviendo tarta cuando mi sobrino (que tiene 5 años) me grita desde el otro lado de la mesa: "Izebaaaa (tía) ¡más libro!"... todos querían repetir, para la próxima tarta ya sé de qué bizcocho la voy a hacer, ¡menudo éxito!
Bueno, pues ya para terminar, os enseño la pinta que tenía por dentro (si me descuido no queda ni para hacer la foto):

Y lo mona que quedaba con las velitas:
Zorionak sister! 

martes, 21 de febrero de 2012

Quedada Bloguera Repostería de diseño

Desde la Delegación del Pais Vasco de Ases de Tartas, hemos organizado para el próximo 23 de marzo (viernes) una quedada bloguera en Bilbao. El objetivo es que podamos juntarnos, conocernos y pasar un buen rato compartiendo nuestra afición por la repostería de diseño.
Estais tod@s invitad@s. ¡Animáos, cuant@s más seamos, mejor lo pasaremos!

jueves, 16 de febrero de 2012

Mini Red Velvet cupcakes

Hacía muchísimo tiempo que tenía ganas de probar el Red Velvet Cake, desde que lo ví en el blog Holly Cocina. El caso es que me daba un poco de pereza hacer un bizcocho grande, porque no me atrevía a usarlo en una tarta familiar sin haberlo probado previamente, y hacerlo para casa no era plan, que me lo acabo comiendo yo sola como quien dice. Hace poquito ví otra receta en versión "ración para dos" de la mano de Mila de Cakelarre,  y era la que pensaba hacer, pero al final me he decidido por esta que publicó Alma en su blog "Objetivo cupcake perfecto" el mismo día de San Valentín.

Reconozco que ni las fotos ni la decoración son para echar cohetes, pero también es verdad que casi nunca había hecho cupcakes decorados con manga y crema de mantequilla, así que estoy sorprendida y satisfecha del resultado. Hasta me han dado ganas de animarme y hacer algún día la famosa tarta de las rosas...

En fin, os pongo la receta.

Para el bizcocho: 

60ml de aceite de oliva suave 
160g de azúcar 
1 huevo 
1 cucharada rasa de cacao sin azúcar (yo uso el de Valor) 
1/2 cucharadita de colorante en pasta rojo (Alma recomendaba Sugarflair Extra Red, pero yo le he puesto Red No Taste de Wilton, que es el que tengo, y me ha encantado el resultado) 
1'5 cucharaditas de extracto de vainilla 
125ml de leche 
1 cucharadita de zumo de limón. 
150g de harina 
1/2 cucharadita de bicarbonato de soda 
1 cucharadita de vinagre blanco 

Para la crema: 

75 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
450 gr de azúcar glas
200 gr de queso cremoso (he usado Philadelphia)  
5 cucharadas de leche 

Elaboración:
Precalentar el horno a 170º y preparar los papelitos para mini cupcakes en el molde. 
Poner la leche en un vaso y añadirle el zumo de limón. Dejar reposar 5 minutos.
En un bol, batir el azúcar con el aceite hasta que estén integrados. Sin dejar de batir añadir el huevo y el extracto de vainilla. 
En otro bol, tamizar la harina con el cacao. Batiendo a velocidad baja, añadir la mitad de la harina con cacao a la mezcla anterior. A continuación añadir la leche y, finalmente, incorporar el resto de la harina con cacao. 

Por último, en un vasito, mezclar el vinagre con el bicarbonato de soda y cuando burbujee lo añadimos a la mezcla anterior. 
Por último, cuando la mezcla sea homogénea, añadir el colorante rojo. 
Repartir la mezcla en los papelitos de cupcakes, sin llenarlos más de 2/3 y hornear hasta que un palillo salga limpio. Alma decía que unos 20 minutos para cupcakes normales o 10 minutos si son minis, pero cada horno es un mundo y el mío ya sé que es un poco lento, así que unos 15 minutos los mini cupcakes.
Sacar del horno y dejar enfriar 5 minutos en el molde y luego por completo sobre una rejilla. 

Para preparar la crema tamizar el azúcar glass. batirlo con la mantequilla y la leche hasta que se integre. 
Añadir el queso, que ha de estar frío, y batir, primero a velocidad baja y luego aumentando la velocidad hasta que la mezcla sea homogénea y cremosa. 
Decorar los cupcakes con la manga pastelera una vez estén fríos. Yo les puse también granillo de azúcar, unos corazones y perlas también de azúcar.
Recuerdo haberle leído a Holly que en su casa gustaba más este bizcocho una vez se asentaba, al día siguiente de hacerlo, o incluso después (si sobraba algo, que ya era más difícil). Pues la verdad, yo soy de las que prueban las cosas cuando apenas han tenido tiempo de enfriarse, y ayer no me pareció gran cosa el famosísimo bizcocho Red Velvet... Pero esta mañana... nada que ver. Reconozco que está buenísimo, es precioso, y además la crema de queso es impresionante.

Pues bien, han salido como treinta y tantos mini cupcakes. Los he llevado al trabajo, para compartir en el bar donde tomamos el café. Y han sido un exitazo. Incluso mi madre que ha probado uno me ha dicho que a ver cuándo los vuelvo a hacer, que estaba buenísimo.
Lo cierto es que tendré que repetirlos, realmente me han sorprendido. A ver si de paso voy cogiendo más maña con la manga pastelera...

martes, 14 de febrero de 2012

Galletas de San Valentín

Nunca he sido gran fan de la fiesta de San Valentín, lo reconozco. Así como la Navidad me pierde por completo y por mucho consumismo que le quieran achacar, para mí sigue siendo una fiesta entrañable y llena de significado, San Valentín, sí que creo que la ha inventado El Corte Inglés. Anda que no hay días en el año para demostrar a los que queremos que nos importan y que pensamos en ellos. Pero desde que me dió la vena repostera soy una vendida... me apunto a todas las fiestas que me echen, cualquier motivo es bueno para hacer un dulce, ja, ja, ja...
En fin, bromas aparte. Cada uno celebra (o no) San Valentín como le apetece, pero para mí no hay forma más bonita de decir "te quiero" que con un detalle personal, si es hecho con tus propias manos, mejor aún.

Me encanta lo bonita que se veía la bandeja... y menos mal que he hecho rápido las fotos, porque mis peques ya han dado buena cuenta de algunas antes incluso de que yo echara mano de la cámara.

Son galletas de vainilla decoradas con glasa. Los diseños son muy sencillos, pero quedan bastante resultones. Hasta he aprovechado para hacer experimentos... hacía tiempo que tenía ganas de probar la técnica de "embroidery cookies". Ni siquiera estoy segura de haberme leído entero algún tutorial, pero más o menos tenía una idea de cómo se hacía, y mira, para ser completamente improvisado y en unas galletas bastante pequeñas, me ha encantado el resultado. Tendré que seguir probando.
¡Feliz día de San Valentín!


lunes, 6 de febrero de 2012

Tarta costurero

Mañana es el cumpleaños de mi madre, pero lo hemos celebrado hoy. Yo contaba con que la comida y celebración sería el próximo domingo, pero con sólo tres días de antelación me avisan de que no, que esta semana. Menos mal que ya tenía pensada la tarta. Un poco deprisa y corriendo, pero salió más o menos lo que yo quería:

Me lo he pasado pipa haciéndola, la verdad. Y los peques han disfrutado repartiéndose los enseres de costura, hasta los botones, ja, ja, ja... Alguna que otra pieza me ha dado quebraderos de cabeza porque se empeñaba en romperse (pero para cabezona yo, y lo he arreglado todo, ha ido perfecta, no se notaba ni un apaño), pero en fin, al final para mi gusto (bueno, y el de mi madre y creo que también del resto de la familia) ha quedado muy mona.
El bizcocho era un brownie de microondas (fácil, rápido, del tamaño perfecto y encima nos encanta, para qué me voy a complicar más) relleno de swiss merengue buttercream de chocolate, y con almibar de vainilla, y cubierto con dulce de leche para pegar el fondant. Ha quedado muy jugoso y tierno, riquísimo. 

Pues el caso es que mi amatxo aprendió a coser desde muy jovencita, y se las apaña muy bien, incluso para bordar, y de siempre recuerdo su costurero rodando por casa porque siempre tenía algún apaño que hacer, un botón que coser, un bajo que coger... y pensé que le haría ilusión una tarta costurero. Le ha gustado un montón, así que me he quedado feliz. Como la tarta del año pasado le gustó tanto, no sabía si esta vez acertaría, pero sí, creo que le ha encantado.

¡Zorionak, ama!

viernes, 3 de febrero de 2012

Pan de canela, pasas, nueces y frutos rojos

Me ha quedado el título un poco más largo de lo previsto. En realidad debería haber sido solo "pan de canela, pasas y nueces", como el de Susana, de "Al calor de los fogones", porque la receta la saqué de su blog y eso es lo que era. Pero, cosas que pasan, la he tenido que "tunear" un poco, porque me puse a hacerla y tenía menos pasas de lo que yo creía (bastante menos, la verdad, como una cuarta parte de lo que me hacía falta). Así que ya metidos en faena, me puse a buscar una alternativa y me acordé de unas bolsitas que suelo comprar en el súper, de frutos rojos desecados. Y de eso sí tenía, una mezcla de cerezas, arándanos rojos y arándanos negros desecados. Al fin y al cabo, se parecen bastante a las pasas, ¿no?. Pues hala, problema resuelto.
Aclaro que hice media receta, porque con las cantidades completas (que son las que voy a poner ahora) salen dos, y como estos "panes raros" en mi casa al final la mayoría sólo los como yo, pues con uno tenía bastante. Eso sí, tengo desayuno para bastantes días, y ¡está realmente delicioso! lástima que a mis peques lo de las pasas y los panes con tropezones no les vaya, porque a mi me ha encantado.

INGREDIENTES:

-450grs. de harina de fuerza.
-20grs. de azúcar blanco
-9grs. de sal
-un sobre de levadura seca de panadería
-4 o 5grs. de canela molida
-1 huevo grande ligeramente batido
-30grs. de margarina a temperatura ambiente
-120ml de leche o suero de leche (yo le puse leche)
-180ml de agua
-255grs. de pasas lavadas y escurridas (en mi caso, mezcladas con frutos rojos desecados)
-115grs. de nueces troceadas


PREPARACIÓN:
Mezclar la harina, el azúcar, la sal, la levadura y la canela en un cuenco. Añadir el huevo, la margarina, la leche y el agua. Mezclar y amasar hasta formar una bola. Corrige de harina o agua si la masa queda demasiado pegajosa o demasiado seca (yo le tuve que poner un poco más de harina). Hay que obtener una masa suave y maleable, algo pegajosa pero no pringosa. En caso de ser necesario, ir añadiendo mas harina segun vas amasando. Luego, incorporar las pasas y las nueces procurando que se queden uniformemente distribuidas.

Engrasar un cuenco grande y dejar la masa tapada con film transparente que fermente a temperatura ambiente (tardará mas o menos dependiendo de si hace mas o menos calor), ha de doblar el volumen.

Dividir la masa en dos porciones iguales, darle forma de barra y ponerlos en los moldes engrasados (de 21 x 11cms.) Rocíar la parte superior con aceite de girasol (bueno, yo lo pincelé con suavidad, creo que vale igual) y tapar con film sin apretar. Dejar nuevamente que doblen el volumen ( unos 60 a 90 minutos). Precalentar el horno a 180º y hornear con la rejilla en la posición media unos 40 minutos, a mitad de tiempo, girar 180º para que se cuezan de forma homogénea.

Para comprobar si está bien cocido, golpear por debajo y si suenan a hueco, es que están echos. Sacar de los moldes y dejarlos enfriar sobre una rejilla.

Susana dice que para dar más sabor, se puede pintar la parte superior de cada pan con mantequilla fundida y espolvorear azúcar con canela por encima, así cuando se enfríe el pan quedará una corteza crujiente y dulce con un suave aroma a canela. Yo prescindí de este paso, pero para la próxima vez (que procuraré hacer la receta original) lo probaré a ver qué tal queda, porque suena delicioso...

Tiene una textura de las que a mi me gustan, a medio camino entre el pan de molde y un cake húmedo tipo puding... no llega a ser húmedo pero es tierno y hasta jugoso. Huele a gloria, y está buenísimo, tanto sólo como tostadito y untado de margarina, que es como me lo he preparado hoy para desayunar.

Ya lo tengo todo cortadito en rebanadas y congelado, así por la noche me saco la ración del desayuno, la dejo descongelando en el frigorífico, y por la mañana la paso por la tostadora y mmm... como recién hecho. Por cierto, hay que esperar al menos un par de horas a que se enfríe para cortarlo, porque si no es fácil que se rompa.
Gracias de nuevo, Susana. Ya te dije que ésta sería la siguiente que probaría, y también me ha encantado. Creo que el próximo será el de calabaza... bueno, aún me queda mucho de éste para disfrutar, luego ya veremos.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Pastel de chocolate (Black cake) al microondas

Este pastel lo hice con mis peques el domingo por la tarde, en un ratito. Facilísimo y buenísimo, la verdad. Lo tenía pendiente hace muchísimo tiempo, porque lo saqué del blog de Laura, Tentaciones, al igual que el bizcocho brownie al microondas que tanto me gusta y tanto éxito tuvo cuando lo publiqué. Pues como iba contando, un domingo por la tarde con un tiempo horroroso, y dos peques aburridos a los que les encanta ponerse el delantal y hacer de pasteleros. Y éste es el resultado:
La verdad es que así, a simple vista, se parece mucho al bizcocho brownie, pero como no lleva levadura la textura es diferente. Es más compacto pero al mismo tiempo muy suave, casi se deshace en la boca. Me recuerda un poco a una mousse... lo cierto es que lo tomamos de postre para la cena y así, casi sin darnos cuenta, nos comimos medio pastel.

A lo que vamos, os pongo la receta:

INGREDIENTES:
-150g de chocolate negro para postres.
-125g de mantequilla
-125g de azúcar
-1 sobre de azucar vainillado (Laura decía que era opcional, pero yo se lo puse)
-50g de harina
-2 cucharadas de Malibú, o Bayleys. Yo no le puse licor. Como lo hacían los peques y se lo iban a comer también ellos, prescindí de él, pero en una próxima ocasión creo que probaré a ponerle algo, me imagino que le dará otra "gracia".
-3 huevos.

PREPARACIÓN:
En un cazo derretimos el chocolate troceado junto con la mantequilla cortada en dados, removemos constantemente y cuando este casi fundido retiramos del fuego y terminamos de deshacerlo removiendo, terminara de fundirse con el calor residual.
Poner la mezcla de chocolate fundido en un bol, añadir la harina, el azúcar, el licor escogido (si se lo ponemos) y los huevos, de uno en uno, batiendo con unas varillas eléctricas para que le entre el aire, ya que al no llevar levadura, nos subirá mejor. No pondremos el siguiente huevo hasta que el anterior este completamente integrado.
Verter en un molde de silicona o un pirex, si utilizamos este último lo untaremos con mantequilla. Yo usé el mismo que uso para el bizcocho de brownie. Sube bastante, aunque luego se baja un poco, cosa que con el brownie no pasa.
Cocer en el microondas en dos veces, ponemos 3 minutos (el mio es de 800w), lo dejamos dentro sin abrir la puerta durante 5 minutos, volvemos a programar 3 minutos mas, y nuevamente dejamos reposar 5 minutos, esto es muy importante hacerlo, sin abrir la puerta.
Cuando lo desmoldé se me rompió un poquito por arriba. Luego me acordé de que cuando hago el bizcocho brownie le pongo un disco de papel de horno para luego desmoldarlo mejor, pero claro, ya era tarde... aún así, sólo se levantó un poquito. Y estaba riquísimo de todos modos.
Así nos lo comimos, acompañado de nata montada. Con helado ya tiene que ser la caña...

¿Quién se anima a probarlo? Más fácil imposible.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...