Seguidores

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Tartas Corona de Adviento

¡Mañana empieza el adviento! Ya tengo unas ganas tremendas de empezar con la repostería navideña, y para ir abriendo boca, a ver qué os parecen estas tartas que llevó ayer mi marido a una cena con sus compañeros de trabajo:
Como a él no le gusta demasiado el fondant, las tartas van cubiertas y rellenas de ganaché de chocolate negro, y sólo los adornos son de fondant. El bizcocho era un msc de vainilla, calado con almibar de caramelo. A mí me encantó el resultado, lo confieso.
Bueno, pues aún no sé qué aceptación tuvieron, pero la corona de adviento era un tipo de decoración que me apetecía muchísimo hacer, y en las fechas que estamos me parece de lo más adecuado. ¿Qué os parece?

lunes, 28 de noviembre de 2011

Galletas Baby Shower

Estas galletas son mi trabajo para el XIV curso del foro Cocinando con el Alma, impartido por Carmen y Marga, Las Pacas.Siempre he admirado sus blogs y sus trabajos, así que ha sido un placer tenerlas como profesoras.
Este es mi séptimo curso dentro del foro, y me apetecía mucho además porque nunca había experimentado la técnica de decoración de galletas con fondant. En fin, yo he quedado muy satisfecha, aunque reconozco que es más laborioso de lo que yo pensaba. Tiene tanto trabajo o más que la decoración con glasa, aunque el acabado queda muy fino, me ha gustado mucho. Supongo que con la práctica se tardará menos, pero aquí donde las veis, estas galletas me han llevado un montón de horas... En fin, espero vuestra opinión.

Las caritas de bebés:
Los baberos:


Las manoplas:

Los patucos:

Los cochecitos:

Los bodies:

Y aquí, con sus bolsitas y lacitos: 

jueves, 24 de noviembre de 2011

Pan de molde de chocolate

Esta receta la tenía impresa hace tiempo, y me apetecía muchísimo hacerla porque además es de Susana, de Al Calor de los Fogones, que es acierto seguro porque hasta ahora todo lo que he hecho de su blog es impresionantemente bueno. Pues bien, el martes hizo un día horrible, lloviendo, con viento... así que decidí quedarme con mis peques en casita y saqué el cuaderno de "recetas pendientes" ya con idea de hacer precísamente ésta:
No os podéis imaginar el olor tan rico a chocolate que salía de la cocina... Mis peques disfrutaron un montón, sobre todo cuando lo metimos en el horno y empezó a subir, y a subir... ¡y vaya pinta que tenía!

A mí me ha encantado, a mi chiquitina también (por la mañana conseguí que desayunara un trozo, que me cuesta horrores que coma algo sólido además del Cola-Cao), y a mi niño... todavía se lo está pensando pero hoy se ha llevado un trozo para el almuerzo. La verdad es que lo he cortado en rebanadas y lo he congelado, y así para desayunar o para los almuerzos, voy sacando lo que necesite y está como recién hecho. Me gusta pasarlo un poquito por la tostadora... se funden un poco las pepitas de chocolate y está... mmm... riquísimo.

Bueno, a lo que vamos:

INGREDIENTES:
550 gr. de harina de fuerza (o un poco mas)
30 grs. de cacao puro Valor
10 grs. de azúcar moreno
10 grs. de azúcar blanca
20 grs. de azúcar invertido (se puede sustituir por miel, de hecho, yo le puse miel)
1 paquete de levadura seca de panadería
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de canela en polvo
Una pizca de jengibre
75 grs. de mantequilla blanda
2 huevos (uno para pintar)
250 ml de leche templada
125 ml de agua
175 grs. de perlitas de chocolate
2 grs. de lecitina de soja (Susana decía que era opcional y como yo no tenía, no se la puse)

ELABORACIÓN:
Poner en un bol la leche, el agua, un huevo, la sal, la canela y el jengibre, la mantequilla, los dos azúcares, el cacao, y por último la harina, haciéndo un hueco en el medio para poner la levadura. Lo único que no se pone ahora son las pepitas de chocolate, que se agregarán al final.
Amasar (yo lo hice con la batidora-amasadora de mano) durante 6-8 minutos hasta que la masa se despegue de las paredes del bol.
Enharinar la superficie de trabajo y volcar la masa. Añadir las pepitas de chocolate y amasar hasta que se integren bien. Aceitar un bol, poner la masa y tapar con film transparente. Dejarlo en un sitio templado hasta que duplique su volumen (el mio estuvo como una hora).
Volver a amasar para desinflar un poco la masa, dividir en dos mitades y ponerlas en moldes de plum cake forrados con papel de horno. Yo tengo un molde grande y otro más pequeño, así que hice un pan grande y otro pequeño. Dejar levar nuévamente hasta que vuelva a duplicar el volumen (más o menos, otra hora).
Precalentar el horno a 200º.

Pintar con huevo batido, bajar el horno a 180º y hornear unos 25 minutos, hasta que al pinchar un palillo salga seco (es normal que lleve pegotes de chocolate fundido, pero no masa). Como mis panes tenían diferente tamaño, el pequeño lo tuve unos 25-30 minutos, pero el grande necesitó como 10 minutos más.
Desmoldar caliente sobre una rejilla y dejarlo enfriar totalmente antes de cortarlo (porque si no, se desmigará).
Está realmente delicioso... sabe un montón a chocolate (cuando le puse las pepitas casi me parecía que eran demasiadas, pero no, es perfecto), no es demasiado dulce... es estupendo.
Otra opción que me guardo para hacer de vez en cuando y tener las rebanadas preparaditas en el congelador para desayunar cuando me apetezca. ¡Y con lo que a mí me gusta el chocolate!
Animáos a probarlo, no es nada complicado. Lo más engorroso del pan son los tiempos de levado, pero para hacer en una tarde lluviosa es una idea estupenda. Y de verdad, merece la pena.
Espero que os guste.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Magdalenas de Xabier Barriga

Cuando hace ya unos meses compré el libro "PAN Hecho en casa y con el sabor de siempre" de Xabier Barriga, pasé unos días completamente absorta leyendo y releyendo todas las fantásticas recetas que trae. Muchas de ellas las he visto ya en varios blogs de los que visito habitualmente, y hasta hoy, yo aún no me había estrenado con ninguna. Supongo que la única razón (aunque es una razón bastante común, supongo) es la falta de tiempo. El pan requiere unos tiempos de reposo y levado que implican que, o bien tengo el día libre para tirarme media mañana haciendo pan, o si no me tengo que quedar despierta hasta las tantas, así que de momento lo tenía aparcado sin encontrar el momento. Pero hace poco ví las magdalenas no recuerdo en qué blog, y pensé que sería una buena opción para estrenar el libro, ya que no requieren tanto tiempo. Y hoy las he hecho.
Si sólo con leer el libro ya admiraba a este hombre, ahora diría que le adoro, ja, ja, ja... La verdad es que no creo que haya probado unas magdalenas mejores en mi vida (que ya es decir, ¿eh?).
Bueno, os pongo la receta:

INGREDIENTES:
125g de huevos
175g de azúcar
60ml de leche
190ml de aceite de girasol
210g de harina floja
5g de impulsor o levadura química
Una pizca de sal, canela en polvo y ralladura de limón

PREPARACIÓN:
Batir los huevos con el azúcar (yo lo he hecho con la batidora de doble varilla), incorporar la leche mezclada con el aceite batiendo a baja velocidad.
Aparte, mezclar la harina con la levadura, la sal, la canela y la ralladura de limón. Añadir la mezcla a la masa. Batir hasta obtener una masa homogénea, entonces subir la velocidad y batir dos o tres minutos más. Tapar la masa con un paño y dejarla reposar en la nevera por lo menos una hora.
Precalentar el horno a 250º. Preparar la bandeja con las capsulitas de magdalenas (yo las pongo dentro de moldes de silicona para que no se abran) pasar la masa a una manga pastelera de boca ancha y rellenarlas hasta 3/4 de su capacidad como máximo. Bajar la temperatura del horno a 210º y hornearlos unos 14-16 minutos según el tamaño (las mías necesitaron un par de minutos más, como suelo decir, depende también del horno).

He rellenado algunas con Nocilla, quedan genial, simplemente hay que poner un poco de masa en el papelito, añadir un poco de relleno en el centro (nocilla, crema pastelera, mermelada...) y cubrir con más masa, y al horno. Las de Nocilla son las que tienen la banderita de Donald, para distinguirlas.
Y aunque la foto no quedó muy nítida, mirad qué pinta tienen:
Me he tenido que controlar para que lleguen al desayuno de mañana, porque a los peques también les han gustado mucho. Aunque tal vez para ellos las cápsulas de magdalenas de Ikea son demasiado grandes, la próxima vez las haré de un tamaño un poco menor, además así no da cargo de conciencia repetir, ja, ja, ja...
Espero que os gusten.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Tarta Pitufos

El viernes mi sobrino Oskitz cumplió 5 añazos, parece mentira. Por estas fechas, hace dos años, hice mi primera tarta fondant para un cumple familiar, una de Bob Esponja, para celebrar sus tres añitos. Y mira donde estamos ya. Este año parece que no tenía un tema muy decidido, pero a mi hermana se le ocurrió que por ejemplo de los pitufos le iba a gustar.
Entre el cumpleaños de mi marido y Halloween que venían casi seguidos, no tenía ni tiempo ni intenciones de ponerme a modelar pitufos, más aún cuando sé que tanto a mi hijo como a mi sobrino les encanta sobre todo quedarse de recuerdo el muñequito que decora la tarta (que en este caso eran cuatro). Pues nada, sin muchas complicaciones, la típica casita de pitufos:
Como digo, los muñequitos son de plástico. Lo demás (o sea, la casita entera) bizcocho msc de vainilla con almibar también de vainilla y relleno de swiss merengue buttercream de chocolate. Quedó muy rico, la verdad. Al bizcocho le había puesto fideos de azucar de colores con idea de que quedara un poco tipo "confetti cake", pero apenas se apreciaban las manchitas, eso sí, algo de color le daba, y además como estaba muy bueno, pues quedé conforme, y mi sobri también, que fué él quien eligió los sabores.
La tarta no era muy grande, porque supuestamente ibamos a ser la familia y si acaso algun amiguito del cole que se pasara por allí. Yo había calculado como diez adultos y ocho o diez niños, además la mayoría pequeñitos. El año que viene (nota para mí misma) le voy a exigir a mi hermana una lista de asistentes, porque empezaron a llegar amiguitos y el número inicial se duplicó, más o menos. Y yo con el agobio de que no iba a llegar la tarta para todos... con lo poco que costaba hacerla un poco más grande. Suerte que lo normal es que yo calcule raciones de más, por el miedo a quedarme corta,  y además las tartas fondant llenan bastante, con lo que cunden más que una tarta tradicional. Así que a pesar de mi apuro inicial, la tarta llegó para todos.
Aquí en la mesa del cumple, con las velitas pinchadas:
Y aquí la veis, cuando empezamos a meterle el cuchillo... ja, ja, ja, no puedo resistirme a poner siempre la foto del "crimen":

¿A que tiene buena pinta? Obviamente no quedaron ni las migas. Ahora que me lo hicieron pasar mal... qué apuro pasé. El año que viene, en represalia, le voy a hacer una tarta de dos o tres pisos, y van a estar desayunando tarta un mes, ja, ja, ja...
Bueeeno, no creo, que no soy tan mala. Lo importante es al cumpleañero le gustó mucho, y todos nos lo pasamos muy bien. Al fin y al cabo eso es lo que cuenta.

¡Zorionak, Oskitz!

martes, 1 de noviembre de 2011

Dedos de bruja

Estas galletas las ví hace ya tiempo (de hecho, mucho tiempo, quería haberlas hecho para Halloween el año pasado y al final no pude) en el blog de La Casita Verde, y por fin este domingo me puse, y las hice. Quería llevar algo al trabajo para compartir en la mañana de Halloween con todos los que nos tomamos el cafecito  en el bar de mi amigo Mikel. Han llamado mucho la atención, ha sido muy divertido y además han gustado un montón. La verdad es que están buenísimas.

Dan como "cosa" ¿verdad? ja, ja, ja... Anda que no me lo pasé bien ni nada preparándolas.

La receta es bien sencillita, ahí va:
INGREDIENTES:
100g de mantequilla
50g de azúcar
2 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla
300g de harina
una pizca de sal
50g de almendras crudas enteras (yo no conseguí, así que compré almendras laminadas crudas, también han quedado muy chulas, pero creo que con la almendra entera quedan aún más denterosas, ja, ja, ja)
mermelada de fresa u otra de tono rojizo para simular la sangre en las uñas

ELABORACIÓN:
Mezclar bien en un bol todos los ingredientes excepto la harina. Cuando todo esté mezclado incorporar la harina y amasar. Formar una bola (yo la dividí en cuatro porciones más pequeñas) y dejar enfriar en el frigorífico para que coja consistencia, al menos media hora.
Precalentar el horno a 180º. Ir tomando pequeñas porciones de masa y darles forma de dedo (hacer un pequeño cilindro, aplastar un poco, presionar en los lados para hacer la forma de los nudillos y finalmente marcarlos con un cuchillo) insertar en la punta de cada dedo una almendra a modo de uña, presionando ligeramente. Repetir el proceso hasta acabar con toda la masa.
Hornear las galletas unos 20 minutos, hasta que estén ligeramente doradas. Sacarlas, esperar 3 minutos, despegar con cuidado la almendra (la verdad es que casi se caen solas), untar un poco de mermelada y volver a colocar la almendra en su lugar.  Dejar enfriar del todo las galletas sobre una rejilla.

Creo que me voy a aficionar a hacerlas para Halloween, porque me han encantado, y además son bien facilitas. Tal vez el año que viene les ponga unas gotas de colorante verde, que lo he visto por ahí como sugerencia y también me ha parecido una idea genial (si no me equivoco, sugerencia de Lara de Tartacadabra en la página de Ases De Tartas). Ha sido tan divertido compartirlas... ver a la gente mojando los "dedos" en el café... y como encima era lunes... parece que la semana se empieza mejor con una sonrisa ¿verdad?

¡Feliz Halloween!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...