Seguidores

martes, 28 de junio de 2011

El indio curioso (de Debbie Brown)

Para la celebración de su cumpleaños con los primos, tíos y abuelos, que fué el domingo, mi hijo quería una tarta del Oeste. Concretamente de vaqueros, pero teniendo en cuenta que tenía que hacer tres tartas la misma semana, yo no tenía tiempo ni ganas de andar modelando vaqueros, así que me he pasado como diez días pateándome bazares chinos y jugueterías varias buscando muñequitos de vaqueros que poner en la tarta. Nada. No deben de estar de moda, así que a última hora, me acordé de que tenía por ahí impresa una selección de tartas de Debbie Brown y que una sí era del Oeste:

Me costó un poquillo convencerle, pero al final estuvo de acuerdo en que una tarta de vaqueros sin vaqueros no iba a ser gran cosa. Y hacer sólo la cabecita de un indio es bastante menos trabajo, desde luego. Cuando la vió terminada le encantó, y ya no volvió a acordarse de los vaqueros.

A mí también me encanta el resultado. Es la segunda tarta que hago de Debbie Brown, y es que son todas tan bonitas... y tiene niveles de dificultad de todo tipo, algunas son bastante sencillas y otras parecen realmente difíciles. Esta yo creo que es de las facilitas, porque tampoco me costó mucho, lo más difícil era forrar la tienda, que tuve la previsión de hacer un patrón en papel de horno envolviéndo el bizcocho ya cortado y marcándolo antes de cubrirlo con el Swiss Merengue Buttercream. Así con el patrón recorté la pieza exacta de fondant que hacía falta para forrarlo, y quedó casi perfecto (digo casi, porque obviamente algún fallito tiene, aunque de poca importancia). He cambiado un par de cosillas, lo más destacado es que en lugar de poner cactus como lleva el diseño original, decidí poner piedras. Principalmente porque las quería para ésto:

¿No quedan monas las velitas pinchadas en las piedras? Es que en la tienda, como que no veía yo claro dónde ponerlas...

Por cierto, el bizcocho era el mismo que usé para la tarta bolso Chanel, de chocolate y café (receta de Morgana), relleno de Swiss Merengue Buttercream de chocolate y con almibar de chocolate también. El fondant era comprado, que por cierto creo que tolera mejor los cambios de humedad y temperatura consecuencia de meter la tarta en el frigorífico. Fué un día de muchísimo calor y me daba un poco de miedo que se estropeara el relleno, así que la metí en el frigorífico. También me daba miedo que se estropeara el fondant, porque por ejemplo el de nubes absorbe mucha humedad y se pone como chicle si lo dejas mucho rato en el frigorífico (al menos en el mío que no es "no-frost") Pero no, la verdad es que respondió muy bien, y con la tarta fresquita yo estuve mucho más tranquila, la estuve vigilando periódicamente a ver si el fondant daba señales de catástrofe, pero todo fué bien, menos mal.
Pues para terminar, la foto del corte. Llevaba una brocheta pinchada en el centro porque con tantas capas de relleno no quería que se moviera y se echara a perder la tienda. Aguantó perfectamente y gustó mucho.
Ahora un descansito de tartas fondant, al menos hasta el mes que viene, que ya estoy pensando en lo que les voy a hacer a mis sobrinos los mellizos...

sábado, 25 de junio de 2011

Tarta Pingüinos de Madagascar

Hoy (bueno, ayer, que ya son las tantas) es el cumple de mi niño, y tocaba celebrarlo con sus amiguitos. Y en la celebración había cuatro invitados de honor: Skipper, Private, Rico y Kowalski, los Pingüinos de Madagascar.
Sinceramente, la tarta me ha dado bastante más trabajo de lo que yo pensaba, más que nada porque mi intención era hacerla plana, normalita, pero mi hijo se ha empeñado en que no, que había que hacer el foso de la casa de los pingüinos. Y forrarlo es un horror, la verdad. El modelado de los pingüinos, que me daba un poquillo de miedo, al final ha resultado no ser tan complicado. Incluso creo que he logrado cierto parecido físico con los personajes, porque los niños en la merienda los identificaban por su nombre.

A mi niño le ha encantado, y me ha ayudado a colocar los peces y decidir en qué posición iban los pingüinos. Y la tarta ha tenido mucho éxito. Además estaba muy buena. El bizcocho era brownie de microondas, que como no tenía nueces le he puesto almendra molida y también ha quedado muy rico. El relleno, Swiss Merengue Buttercream de chocolate, y el almibar, de caramelo. El fondant esta vez era todo comprado, y el naranja de los ladrillos además es con sabor a naranja. La verdad es que está bastante rico. y facilita mucho el trabajo, todo hay que decirlo, aunque el blanco me ha costado manejarlo, porque se agrietaba bastante. Los pingüinos son de pasta de goma.
Mirad qué pinta tan buena:
Aimar tenía claro que lo quería de chocolate, y es que con los niños es acierto seguro. Mi chiquitina se ha cogido su platito y se ha zampado su trozo cachito a cachito pero casi sin parar ni para respirar. Y había otro "hermanito pequeño" que lo mismo, poquito a poquito se ha comido un buen pedazo. No, si es que al chocolate es muy difícil hacerle ascos...

En fin, aún me queda otra celebración el domingo, así que próximamente la tercera tarta.

miércoles, 22 de junio de 2011

Tarta Espacial

Mañana es el último día de colegio, y como el cumple de mi niño es pasado mañana, decidimos que hoy llevaría el bizcocho correspondiente para celebrarlo con sus compañeros. Él quería una tarta del espacio, así que aunque no quería hacerle algo demasiado ostentoso para el cole, al final le he hecho una tarta fondant, sencilla pero creo que bastante vistosa, con sus galletas a juego para repartir a sus amiguitos.
El bizcocho lo horneé en un bol de acero inoxidable para que tuviera una forma redondeada, a petición de mi hijo, de chocolate. Relleno de crema de cacao (tipo Nocilla) y con almibar de caramelo. Como decoración principal, unas galletas de cohetes y astronautas, de las mismas que ha llevado para repartir a sus amigos. Hace tiempo ví algo parecido en la web de Wilton, y me encantó, así que cuando me pidió que la tarta fuera del espacio... pues lo tuve claro.

A mi me gustado mucho, y a mi peque también. En el colegio ha llamado mucho la atención, a los niños les ha encantado, a la profesora también, y dice mi niño que no han dejado ni las migas, y eso que tenía un tamaño considerable.
El viernes que es su cumple, tenemos merienda con sus amiguitos, así que hoy mismo tengo que ponerme con la siguiente tarta, que aún falta otra más para el domingo. En fin, ya descansaré la semana que viene...

domingo, 19 de junio de 2011

Galletas espaciales

Con un poco de retraso (más que nada porque tengo tantas cosas por hacer que no sé si me va a dar tiempo) he empezado los preparativos para el cumpleaños de Aimar. El próximo viernes cumplirá 6 añazos ya, y este año (otra vez) me tocará preparar tres tartas, una para llevar al cole, otra para la merienda con sus amiguitos y otra para la celebración familiar. Como el colegio termina el jueves, hemos decidido llevar el bizcocho el día antes. Irá acompañado de estas galletas, que hoy he terminado de preparar: 
Siempre nos dicen en el colegio que intentemos no llevar chuches para repartir, que aconsejan mejor llevar un bizcocho o galletas. Pues como al cumpleañero las chuches en general la verdad es que no le van demasiado, le propuse llevar para repartir entre sus amiguitos unas galletas con el mismo tema de la tarta, el espacio (el tema fué cosa suya, desde luego). Tenía ya comprado de hace un tiempo el cortapastas de cohete, que tenía muchas ganas de hacerlos, y para los astronautas me las he apañado con un hombrecito de jengibre. Queda un poco delgadito para llevar el buzo de astronauta, pero a pesar de eso es bastante mono.
Yo por lo menos he quedado contenta del resultado, y mis peques esta mañana se han puesto como locos al verlas. Si me descuido no llegan al cole, menos mal que hice algunas de más por si acaso...
Las hemos puesto en bolsitas de celofán con lacitos metalizados. Ya están todas preparadas esperando ser repartidas.
Pensaba haberlas puesto en una bandeja, pero las tendremos que llevar en una caja porque son un montón, y como además tenemos que llevar el bizcocho... a ver si llega todo bien.
De momento os avanzo las galletas, pero el resto de la semana va a ser movidito... a ver si puedo ir poniendo las tartas poco a poco. Entre una y otra espero ir teniendo aunque sea un huequecito para publicarlas. Ya os contaré qué tal llegaron las galletas y qué aceptación tuvieron. ¿Qué os parecen?  Aunque reconozco que mi pulso es mejorable, a mi me encantan. Y además esta vez no se mezclaron el blanco y el negro, ¡por fin!.

sábado, 11 de junio de 2011

Magdalenas Harimsa de cacao y almendras

Tenía por casa aún medio paquete de preparado para magdalenas de Harimsa.  La primera vez que las hice (siguiendo la receta obedientemente al pie de la letra) me parecieron fáciles y rápidas de hacer, pero el sabor no era del todo del agrado de mi familia. Llegué a la conclusión de que era por llevar aceite en lugar de mantequilla (que es con lo que yo habitualmente hago la mayoría de bizcochos y magdalenas) y pensé que la próxima vez buscaría la forma de suavizar el sabor del aceite. Pues esta semana ha surgido la ocasión, y he empezazo a mirar por los armarios a ver qué les podía poner para "tunearlas" un poco.Había pensado en nueces picadas, pero no me quedaban. Entonces me he encontrado un paquete de almendras molidas, y he pensado que con eso y un poco de cacao podían quedar bien.
Prepararlas es sencillísimo: para 12 magdalenas se mezcla la mitad del contenido del paquete (es decir, 250g) con 105cc de aceite vegetal (le puse de girasol que es más suave) y 115cc de agua. Yo le añadí unos 75g de almendras molidas y dos cucharadas de cacao Valor sin azúcar. Y como me pareció que con las almendras la masa quedaba un poco espesa, le puse también dos cucharadas de leche. Batir bien, repartir en los moldes y al horno, a 180º unos 15-20 minutos. 
Sinceramente, cuando las probé me sorprendí muchísimo. Un sabor suave a cacao, esponjosas, jugosas y riquísimas. Han caido todas en un visto y no visto. Y a mi marido, que las primeras no le hicieron mucha gracia, éstas le han encantado. 
Bueno, y como se me ocurrió ponerles por encima unos corazoncitos de chocolate que encontré en el Hiper hace poco, los peques no perdían de vista la bandeja. Eso sí, cayeron antes las chocolatinas que las magdalenas... chocolate siempre es chocolate, y en estado original mejor que como ingrediente, ja, ja, ja...

En fin, comprobado que a veces sólo hay que buscar el toque personal a tu gusto para transformar por completo una receta. Hasta ahora no había usado mezlca preparada para hacer magdalenas, pero después de esto me estoy planteando tener en casa algún paquete por si tenemos un capricho repentino... es que me he quedado con las ganas de ponerles nueces. Otra vez será, entonces.

miércoles, 8 de junio de 2011

Pan de plátano (Banana bread)

Mi primera experiencia con un bizcocho de plátano fué tan nefasta que ni se me había pasado por la cabeza volver a intentarlo (se fué entero a la basura porque a pesar de que lo tuve en el horno el doble del tiempo previsto, seguía crudo por dentro y no conseguí que dejara de parecer una mezcla entre engrudo y cemento...), pero tenía dos recetas en la lista de pendientes que me apetecía muchísimo arriesgarme con ellas: un Banana bread sacado de Familyfun.com y un pan de plátano de Morgana. Las dos eran básicamente iguales salvo un par de diferencias, así que al final he tirado por el camino de en medio y he hecho una mezlca. La de familyfun llevaba gotas de chocolate y yogur (que la de Morgana no) y la de Morgana llevaba nueces y pasas. No me quedaban nueces y a mi familia no les hacen mucha gracia las pasas, así que he optado por hacer la receta de Morgana (más o menos) pero poniéndole gotas de chocolate en lugar de las nueces y las pasas. Al cabo de una hora (que era el tiempo estimado de cocción) he pinchado el bizcocho casi convencida de que aún estaría crudo y cuál ha sido mi sorpresa al ver que estaba perfectamente hecho. Bueno, al fin y al cabo tenía la esperanza de que fuera así, porque (creo que ya lo he dicho muchas veces) para mí, las recetas de Morgana son acierto seguro.

En fin, vamos a la receta. Las cantidades, traducidas más o menos libremente porque estaban en tazas (cups) así que es probable que no sean exactas, pero al fin y al cabo ha salido bien, así que me sirven.

INGREDIENTES (tal y como yo lo he hecho)
3 platanos maduros, casi pasados (como me daba terror que se me quedara crudo, he intentado que fueran pequeños, eran como 150g)
una cucharadita de aroma de vainilla
2 huevos L
100g de mantequilla a temperatura ambiente
200g de azúcar
260g de harina tipo Bizcochona (con levadura incorporada)
1 pizca de sal
75g de gotas de cobertura de chocolate.
Azúcar vainillada para espolvorear por encima

PREPARACIÓN:
Encamisar un molde tipo plum-cake y precalentar el horno a 180º. Mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que aumente de volumen.
Incorporar los huevos de uno en uno y batiendo deprisa. Añadir a continuación la vainilla y la sal.
Ir agregando la harina con levadura y cuando ésta esté ya incorporada, mezclar con los platanos previamente machacados con un tenedor. Cuando la mezcla esté más o menos homogénea añadir las gotas de chocolate y remover bien para que queden repartidas. Yo le he puesto por encima una pizca de azúcar vainillada, me gusta el toque que deja por encima de las magdalenas y cakes.
Verter en el molde, nivelar con una cuchara, y hornear durante 1 hora aproximadamente. Comprobar si está cocido insertando un pincho de brocheta, si sale limpio de masa, ya está.
La pinta recién sacado del horno es indescriptible... y el olor que desprende... dan ganas de comérselo sin dejar ni que se enfríe. El sabor a plátano es bastante tenue (supongo que por mi miedo a ponerle demasiado plátano) y además el sabor del chocolate predomina claramente, pero los pedacitos minúsculos de plátano chafado le dan un toque suave y jugoso... riquísimo. Tengo que probar a hacerlo en molde redondo, a ver qué tal queda para las tartas fondant. Sería una interesante opción para cambiar un poco de sabores de vez en cuando, y es que a mi me ha encantado. Os animo a probarlo.

jueves, 2 de junio de 2011

Caja de galleta para galletas

En estos días ya he visto varias cajitas como ésta. La idea la dió hace unos días Alma Errante en el foro Cocinando con el Alma, y ha gustado mucho por lo que se ve, porque ya he visto varias. La idea de hacerla combinada con la técnica de galletas de cristal se la vi a Miri, de Sweet Cakes Toronto, y me encantó. Ayer fué mi aniversario de boda y como a mi marido le encantan estas galletas (receta de Bea de El rincón de Bea) pues pensé hacérselas con su cajita y todo.
Me daba bastante miedo que se rompiera, pero ha aguantado muy bien. La cajita la he hecho con un molde pequeño de silicona que tengo. A pesar de que la tuve bastante tiempo en el frigorífico y de que esta receta es bastante firme porque lleva una buena proporción de harina, al meterla en el horno se me bajaron un poco las paredes de la caja. Aun así, creo que quedó bastante bien.
A las galletas de cristal aún les tengo que coger mejor el punto, porque no calculo bien la cantidad de caramelo que hay que poner. El de color azul se me desbordó bastante, pero los demás en general me quedaron mejor.

De todos modos, a mi marido le ha gustado mucho la sorpresa. Y se las ha llevado al trabajo para la pausa del café, y les han gustado mucho también. Y a mi también me han gustado, todo hay que decirlo.

Repetiré a ver si perfecciono un poco la técnica, porque queda de lo más vistoso ¿verdad?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...